Reparadores de SUEÑOS

Por Dianet Doimeadios y Liudmila Peña

Aún la tierra tiñe los zapatos. Pero valió la pena: las sonrisas son más sinceras allá en las lomas y la humildad esconde historias de amor y esfuerzo cotidiano.

Mayarí, 7 de la mañana: William -“el jefe”- , un alegre fotógrafo y dos periodistas que estrenamos agendas, llegamos desde Holguín para cerciorarnos de que, en materia de tecnología, el Plan Turquino no diste demasiado de la ciudad.

Todavía saboreábamos el tradicional sorbo de café de bienvenida, cuando comenzaron a llegar los técnicos. No es una visita anunciada, y mucho menos dirigida: debemos tantear el terreno para trazar el mapa que nos guiará hasta donde las palabras se convierten en hechos.

Iniciamos viaje a cielo abierto en el camión URAL que timonea Axel. A la travesía se incorpora Marcos Andrés Padrón, quien hace 10 años instaló por primera vez un televisor, un video y un panel fotovoltaico en la escuelita de La Zanja, a orillas del río Piloto, cuyas riveras marcan el límite entre Holguín y Santiago de Cuba.

Primero, la carretera de Pinares: desciende la temperatura, el olor a pino perfuma el ambiente y las imágenes enamoran la mirada. Luego, vía Mulata y el camino La Güira-Paraíso: sube y baja lomas, los chistes de los compañeros de viaje, y la mano de Marcos, que saluda a cuanto guajiro encontramos a nuestro paso.

No se imaginan las veces que he andado por estos rumbos. Trabajo, además, en la zona urbana, pero prefiero el Plan Turquino. Ya las suelas de mis zapatos conocen cada loma y cada piedra de acá arriba”, asegura el técnico mayaricero.

Comienza a caer una fina llovizna, y Padrón no para de hablar. Son muchas historias y poco el tiempo para conversar: “Hay ocasiones en que nos coge el agua aquí arriba. No es fácil salir en carros ligeros cuando se forma el fango. Hemos tenido que cruzar ríos más caudalosos de lo normal y me las he visto feas. Cuando nos quedamos aquí en situaciones de ciclón, los campesinos nos llevan para sus casas y hasta comparten la comida con nosotros: son muy hospitalarios”.

A la vista, la casa de Edilberto, el de la minihidroeléctrica, un vecino que quiere dar luz a las viviendas cercanas y a la escuela multigrado José Martí, la misma por la que hemos recorrido tantos kilómetros. ¡Por fin llegamos!

Saltan del camión con la agilidad que le han dado esas lomas y los años en el trabajo como “reparadores de sueños”. Agarran sus instrumentos y la parte metálica que guarda el “corazón” de la computadora, e invitan a seguirlos.

Eliades Silot, el maestro, nos saluda nervioso cuando le dicen que les acompaña “la prensa”. Los cuatro pequeños, en cambio, nos miran desde su altura con ojillos preguntones. Las presentaciones no han sido largas, pero cuando miramos bien, ya los técnicos tienen al “paciente” en la “sala de operaciones”. Por suerte, el televisor no tiene nada grave: solo hay que hacerle una limpieza de rutina y mirar que todo funcione bien por allá adentro. Después, cuando cada tornillo regresa a su lugar, el Atec-Haier vuelve a recepcionar las señales. Dicen que aquí se “cogen” nueve canales de televisión y el mismo número de emisoras de radio.

La luz eléctrica no reina en esta área de La Zanja, aun cuando del otro lado del Piloto, los muñequitos y las telenovelas son los dueños de casa. Sin embargo, en la “José Martí” poseen aparatos que capturan los rayos del sol para utilizar su energía: son dos sistemas con paneles fotovoltaicos de 165 Watts cada uno. En ellos trabajan ahora los de Copextel: quitan el polvo, revisan cables, y nosotras comenzamos a preguntar:

¿Cómo funcionan los sistemas fotovoltaicos?

Los paneles permiten captar la energía solar –explica Marcos de inmediato–. Estos cargan la batería que, a su vez, alimenta al inversor. Así se obtiene la electricidad que necesita el equipo para trabajar.

Una vez tuvimos problemas con el inversor, que no generaba corriente. Lo comunicamos a Copextel y enseguida vinieron a arreglarlo”, interviene el maestro.

William Torres Brizuela, especialista de Asistencia Técnica, comenta que generalmente se sustituyen los inversores y las baterías, porque los paneles casi nunca presentan dificultades. “Tenemos 72 horas para solucionar el problema desde que nos llega el reporte”, asegura.

Entretenido en la organización de sus herramientas, Marcos cree que “ha librado”. Sin embargo, nos asalta una duda: si las roturas son mínimas, ¿cada qué tiempo le dan mantenimiento a los equipos? Entonces, no tiene más que responder:

Está planificado cada cuatro meses. En los sistemas de paneles, chequeamos las baterías, las recargamos si no cuentan con el agua destilada, limpiamos los bornes del sulfato y echamos un “esprey” para evitar que el ácido sulfúrico se los coma. Además, lubricamos el ventilador del inversor, revisamos los paneles en el techo, para que las suciedades no impidan que la luz solar incida sobre ellos y puedan cargarse con efectividad.

También le damos mantenimiento al video, al televisor y a la computadora, que es la que necesita mayor atención.”

¿Quienes están a cargo de los equipos saben cómo protegerlos?

Cuando los instalamos, preparamos a los maestros y a todos los que debían manipularlos. Los cuidados fundamentales consisten en mantener el agua en las baterías y no utilizar la del río. En caso de tormentas eléctricas, deben quitar la antena del televisor y desconectar los equipos, para que las descargas eléctricas no los afecten.

La hora de irnos llega más pronto de lo que deseábamos. Los niños salen a despedirnos junto al maestro, que recobra el sosiego, roto desde que el ruido del URAL le indicó que habían llegado extraños.

Esta es la historia de Copextel en las montañas de Mayarí; la otra, la que transcurre entre el camino abrupto, el polvo rojo y el embrujo del paisaje: el sacrificio de la gente que vive más cerca de las nubes, esa… será contada después.

Anuncios

Un pensamiento en “Reparadores de SUEÑOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s