Amaury y Silvio: con dos que se quieran… no basta

Por Liudmila Peña Herrera

DESPUÉS DE LA ENTREVISTA A SILVIO RODRÍGUEZ EN EL PROGRAMA DE ANOCHE, NOS HICIMOS MÁS PREGUNTAS DE LAS QUE EN REALIDAD SE RESPONDIERON

Tomada de Cubadebate

Creí que pasaría un ángel después de las palabras, aunque hiciera años que el amor por la obra del cantautor Silvio Rodríguez hubiese traspasado las fronteras de la cordura.

Pero anoche, en medio del programa televisivo Con dos que se quieran, no apareció el Ángel para el final de una leyenda alimentada durante años por la imaginación y los inventos populares. Anoche, en cambio,  se sentó en la sala, junto a nosotros, el diablillo de la duda y la curiosidad, después de que aquel hombre se desnudara triste, perezoso para abundar en detalles, apagado…

Me pregunté por qué Amaury Pérez, conociéndolo como dijo hacerlo, no se permitió ir por el centro y sí por las esquinas de la vida y la obra de uno de los artistas más queridos y seguidos de todo un pueblo, no solo de los de su generación  sino hasta de adolescentes como mi hermano, que adora el reguetón y me critica por venerar los textos de Silvio, pero a veces lo descubro tarareando una de sus canciones, sin saber que son de su autoría.

Como yo, sé que muchos se quedaron esperando algo más allá que una historia de tíos y casas olvidadas en San Antonio. Y no es pecado recorrer los vericuetos de nuestras raíces o los recuerdos más palpables de nuestra infancia. Pero con tanta historia en la música cubana, con tanta polémica desatada, con tanta poesía regalada a los hombres de cualquier tiempo, raza, ubicación geográfica y hasta posición política o religiosa, por qué Silvio se descubrió tan parco, tan callado, como si de tanta entrevista ¡hasta la de Amaury le agobiara!

No soy una de esas fanáticas que echan batallas a ciegas en pos de hacer reconocer su ídolo por encima de los demás, aunque confieso no haber comido por estar en medio de una larguísima cola en las afueras de la Sala Dolores, en Santiago de Cuba, para comprar entradas para uno de sus conciertos. Y fui con el polvo de toda una jornada universitaria, con alguna pizza en el estómago (porque no había tiempo para ir a la beca o sentarse con calma a degustar cualquier plato, mientras buena parte de Santiago se concentraba en la calle Aguilera). Y fui feliz esa noche,  después de tantos años de perseguir sus canciones, cuando Silvio cantó, como un ángel (sin alas, como él dijo), en aquella pequeña sala de conciertos.

Por eso, una de las pocas cuestiones que me pareció profundamente atinada fue la pregunta relacionada con sus recorridos por cárceles y barrios, acciones que solo pueden salir de un hombre humilde, con alma noble:

“Creo que hay que llevar la Cultura, sea cual sea. Ojala también sean las cosas que se pasan por la radio. Ojala también sean las canciones y la música con la que más se identifica la gente, que es en definitiva la que la radiodifusión promueve. Pero, bueno, yo lo hago y la gente va, y la gente canta las canciones y me aprendí las canciones, las dos o tres canciones infantiles que he hecho en mi vida y se las canto a los niños y yo no sé, de alguna manera los niños las recuerdan, porque las cantan. Yo no sé ese milagro en qué consiste, la verdad. Es algo para mí asombroso, es un misterio”.

Y me declaro seguidora del programa Con dos que se quieran (por las dudas): no soy una de sus detractoras, todo lo contrario: lamento cada ausencia frente a la pantalla del televisor los martes en la noche, solo que cada entrevistado que asiste a es ese pequeño espacio íntimo, acogedor, de buen gusto, que es Con dos…, tiene una historia ligada a la cultura y la tradición de esta Ilsa Isla, elementos a veces desconocidos que los televidentes esperamos. No por gusto nos sentamos, prácticamente en la misma sala a media luz en la que conversa Amaury, después de toda una jornada laboral.

Fue una lástima que hubiese terminado el primer ciclo de programas con una entrevista tan poco representativa de lo que ha sido, en su generalidad, el programa. Sé que hay entrevistados difíciles, pero también públicos muy exigentes.

Ver blog Segunda cita, de Silvio Rodríguez

Anuncios

5 pensamientos en “Amaury y Silvio: con dos que se quieran… no basta

  1. Liu, muy de acuerdo contigo, yo ni siquiera la vi hasta el final me fundí cuando estaban por San Antonio y Silvio le dijo a Amaury que él no recordaba nada de eso, en fin… Revisa el penúltimo párrafo, te comiste una s y cambiaste letras cuando escribiste Isla

  2. Liu:
    Plenamente de acuerdo contigo, al menos en lo que respecta a esta última entrevista. Pero aunque reconozco que determinadas entrevistas fueron brillantes, lo que nunca me gustó del programa fue la excesiva remarcadera en que los invitados y Amaury son muy amigos y se quieren mucho (ya el nombre del espacio nos lo dice), y también sobre las posiciones o el significado de Cuba para muchos de ellos. Creo que sobra preguntarle a Alicia Alonso o a Rosa Fornés algo como esto, porque en tantos años y con tantas oportunidades de ser reinas en el extranjero, escogieron vivir en Cuba y esa decisión, al menos para mí, habla por sí sola. Esos momentos del programa me sobraban y en opinión le restaron brillo a un proyecto muy bien pensado y que logró un buen nivel de realoización.

    • Es precisamente el “amiguismo” tan ponderado y remarcado por Amaury el que tantas críticas le ha hecho ganar. Lo que más me molesta es que con la ambientación y el escenario con el que cuenta, el cantautor-entrevistador deje escapar detalles tan importantes de la vida o la obra de una personalidad de la cultura, para andar preguntando cuestiones menores que a casi nadie importan.
      Quién sabe si esto se deba a que Silvio no quiso hablar, tiene mucho que ocultar, estaba triste… no sé, la entrevista despertó más dudas que hallazgos, sinceramente.
      Gracias K, coincidimos!!!

  3. Pingback: ¿Bastan ecos de mujer? | Poesía de Isla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s