Más que un acto de defensa

Por Abdiel Bermúdez Bdez

Fotos: Liudmila

No sabe si sentarse o permanecer de pie; si mirar al tribunal, a algún amigo en el público, o al punto negro que descubrió en la pared. A la madre ¡ni pensarlo!, bien poco ayudan sus manos temblorosas y esa sonrisa de preocupación infinita que no sabe disimular.

Aún no decide si guiarse por el show de Power Point en la computadora, o por las tarjetas ordenadas con sumo cuidado la noche anterior, en la que apenas pegó un ojo, después de ensayar cada tramo del discurso, preguntas virtuales y posibles respuestas.

Ni el primer seminario en el que aquella profe le dibujó malévola un dos parsimonioso en el Registro, ni la comida inaugural en beca que no tuvo el valor de probar (aunque días después terminara cediendo), ni el papelazo de descubrir que era su novia la muchacha a la cual vacilaban todos los socios del albergue por el hueco en la puerta del baño, él incluido… En cinco largos años, ninguno de esos instantes le despertó tanta perturbación interior, y mucho menos exigió tanto aplomo, sensatez, conocimiento y, claro está, algo de suerte.

Después de la arrancada, todo fluye mejor. Como él, cientos de estudiantes discuten sus trabajos de diploma en otras universidades del país, y parece clonado el manojo de nervios a escala nacional.

Pero un momento como este no se reduce solo al acto de defensa para demostrar habilidades y conocimientos adquiridos en un lustro de estudio. Fue, primero, una oportunidad para que toda la familia se apretara el cinturón, “porque ese día el niño se merece al menos un brindis modesto”; pero se olvidaron de invitar a Modesto a la fiesta… para que los ayudara con el cargamento.

De cualquier modo vienen todos en una guagua multifamiliar: la madre, con su pañuelito, “por si acaso me pongo mal”, y el padre, con la camisa de salir. Detrás, hermanos, abuelos, tíos, primos, vecinos y hasta el perro si cabe va también, para ver al “niño” que no soporta con este calor la corbata anudada ni las mangas largas, porque el protocolo es inviolable.

Contarlo es fácil. Lo difícil es preguntarse por qué parece que cuanto se dice aquí le interesa no solo al tribunal, sino a todo el mundo, algo que rara vez sucedió en los exámenes orales en el aula. O por qué la propia familia hace sin mesura un álbum de fotos y videos, cuando debería estar más interesada en el resultado final de la discusión que en el recuerdo estético de este momento.

Al final, sea cual sea la nota, vienen besos y abrazos, junto al regaño de alguna luminaria de las ciencias pues “pudiste haber respondido mejor, como el profesional que ya eres”, o la querella de una madre porque “el tribunal se comió al niño a preguntas, sin embargo a fulanita la llevaron más suave, cuando su tesis estaba peor…” Y la madre, devenida experta en la materia, no quiere entender que esa es la misión del tribunal, y se disgusta por lo que le hicieron al niño, que con sus 4 puntos anda conforme y feliz: “En la Universidad nadie sabe el valor de un 3… hasta que coge un 2”, repite el axioma y se empina, aliviado, porque “lo peor ya pasó”.

Mientras tanto, en otra aula leen la carta que un padre le envió desde Venezuela a su hija, para que lloren todos. Y más allá un joven hace sufrir a la familia discutiendo, por voluntad propia, en la más absoluta soledad… Hay tantas fórmulas como ponentes para salir airosos en la discusión de la tesis. Y aunque todo momento es emotivo, resulta especial ver a aquella madre que, tras esperar en silencio el final de los abrazos, le entrega a su “niña” un diploma hermosísimo por haber ganado, con su comportamiento y su carácter, frente a todos los obstáculos, el título de Hija Ilustre en la Universidad de la Vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s