La mirada de Fidel

Por Liudmila Peña Herrera

Fidel Castro, a los tres años de edad

El papel rasga las tretas del olvido y la memoria. Delinea el tiempo en que los propios recuerdos se diluyen entre juegos infantiles y cariños maternos. Era el año 1929, tres desde que estalló en llanto, en aquella madrugada del 13 de agosto en tierras de Birán, preludio de un giro aún insospechado para la tierra que soportaba la cruz de la miseria y la desdicha.
Fidel Alejandro mira a la cámara como si traspasara la lente y pudiera ver más allá del aparato. Sostiene el libro y piensa en algo prohibido para quienes intentan descubrirlo luego de más de ocho décadas.
Es una fotografía común para su tiempo: niño pudiente con chaqueta y pantalón corto, limpio y correcto como lo mandan las buenas costumbres. Pero ya al pequeño de mirada hacedora de caminos se le nota la impaciencia. Cruza los dedos mientras permanece tranquilo, cumpliendo con el ritual de la foto. Después, en cuanto pueda, se lanzará en favor de los haitianitos del batey y de todo ser humano que precise brazo y mente fuertes para alcanzar la soberanía de alma y cuerpo.
Nada apagará esa forma de mirar que enamoró a las muchachas o convenció a amigos y compañeros para hacer de la injusticia un saco de polvo y lanzarlo al mar. Nada. Ni el odio de quienes pusieron los billetes en el bolsillo y apuntaron las armas homicidas al hombre que hizo de la palabra Revolución su fe de vida. Ni los peligros de la guerra, ni las dificultades de una Isla socialista en medio del mar, ni las tristezas propias de todo ser humano…
Porque la mirada de Fidel no es un simple abrir los ojos y enfocar al mundo en cada golpe de pestañas. Es, más que mirar, pensar, aun con los ojos cerrados, en cómo hacer de la Tierra un mundo de luz donde hasta el más pequeño de los seres humanos, el más solitario, moribundo o vivo, reciba la armonía y la paz que se precisan para ser feliz.

Anuncios

2 pensamientos en “La mirada de Fidel

  1. QUE BELLA FORMA DE ENGARZAR LAS PALABRAS PARA DESCRIBIR LA INFANCIA DEL HEROE ADMIRADO Y COMBATIVO, (COMBATIDO Y DENOSTADO POR LOS DEPREDADORES IMPERIALES), QUE SIGUE SU IRREVERSIBLE VUELO AL PINACULO DE LA HISTORIA Y DE LA GLORIA POR SUS HAZAÑAS REVOLUCIONARIAS Y SU PASION TRANSFORMADORA PLENA DE HUMANISMO Y HEROISMO, ABREVADO DEL GENIO DE MARTI Y DE OTROS ILUSTRES GENIOS POLITICOS DE LA TALLA DE MARX, ENGELS,LENIN, ETC.. LIUDMILA ACEPTA MI MODESTO PERO CALUROSO APLAUSO. RAUL BARBA ARCINIEGA. MEXICANO.

    • Muchas gracias, Raúl, por compartir con nosotros tus sentimientos, por tus palabras de amistad más allá de nuestras fronteras. Ojalá siempre te acerques a nuestro espacio de poesía y solidaridad.
      Liudmila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s