La oportunidad de Martha

 

Foto: Liudmila


Por Liudmila Peña Herrera

A la vuelta de casi 50 años, Martha Martínez Mulet vuelve a hojear el álbum de sus fotos de nupcias, donde también guardó los recuerdos de su época de alfabetizadora. Tenía 17 años cuando Fidel Castro llamó a los primeros maestros voluntarios para desarrollar la Campaña de Alfabetización en Cuba.

Cuando ocurre el llamado de Fidel, mi único pensamiento fue que si no había ayudado a la Revolución antes, vendiendo bonos o participando en actividades directas para lograr la liberación de mi país antes de 1959, esa era mi oportunidad. Por eso, me presenté al llamado”, cuenta esta holguinera de 68 años.

Las fotografías, gastadas por el tiempo, devuelven la imagen de una muchacha delgada, vestida de completo uniforme, abrazada a sus padres y al novio, quienes la visitaron en el campamento La Magdalena, lugar situado después de Minas de Frío, donde permaneció becada durante tres meses recibiendo el adiestramiento previo al inicio de aquella misión que cambiaría la realidad de los campesinos de las montañas.

Así, cuando Martha llegó al barrio de Clara Diosa, perteneciente al Cuartón Bombí, en Cuneira, La Lima, ubicado al límite entre Alto Songo, Guantánamo, y Mayarí Arriba, mucho de la joven inexperta, estudiante del tercer año de Bachiller en idiomas, había quedado atrás. El futuro aparecía ante ella desafiante y la responsabilidad de abrir el camino de luz y conocimiento para aquellos niños, hijos de campesinos pobres, le movía el espíritu.

Lo primero que hicimos fue acondicionar una pequeña casita donada por un campesino de la zona. Muchos padres ayudaron. Como yo había aprendido a hacer el piso de tierra con agua y mucha escoba, además de darle condiciones a una casa, la escuelita, a la cual dimos por nombre el mismo que llevaba la zona, quedó sencilla pero muy bonita. Cuando estuvo lista, icé la bandera cubana que llevaba e inicié las clases”, recuerda.

Durante el día, la escuela de Clara Diosa era tomada por 20 niños aproximadamente, mientras que en las noches se llenaba de jóvenes prestos a aprender las primeras letras o superar el segundo o tercer grados que poseían.

En las lomas casi siempre estaba lloviendo, resbalábamos, subíamos, pero siempre llegábamos contentos a impartir las clases. Para llegar a la escuela había que caminar entre los cafetales, donde había muchos frutales. Por eso en aquel tiempo comí caimito y zapote sin miseria”, rememora.

Pero cuando le pregunté sobre los problemas a los que hubo de enfrentarse la joven maestra, solo contó acerca de algunas personas, todas afectados por las leyes humanistas de la Revolución Cubana, que no apoyaban el desarrollo de la Campaña en aquel lugar.

Había un viejito cascarrabias de los que no apoyaba la Revolución que pasaba en el yipi, y en lugar de montarnos porque íbamos caminando, nos bañaba en fango. Sin embargo, aun así nunca desmayamos en el empeño de cumplir la misión”.

Después, cuando llegan los Brigadistas Conrado Benítez al lugar, Martha se convirtió en asesora técnica de 10 brigadistas. “Mi trabajo consistía en ubicarlos en diferentes casas, visitarlos y supervisar el desarrollo de la Campaña en cada uno de sus lugares, además de continuar mi labor como maestra de la escuelita”.

Y Martha asegura que aquella fue una de las experiencias más lindas que ha vivido durante toda su existencia, porque “era muy bonito ver cómo personas de diferentes edades iban aprendiendo poco a poco. Hasta los haitianitos aprendieron a escribir el nombre y me decían: Mayestra, mayestra, ya sé escribir mi nombre. Algunos no lograron aprender demasiado, pero por lo menos no tenían que firmar con el dedo. Y eso nos daba mucho regocijo”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s