Enemigo: un libro sobre cómo se fabrica un líder

Por Liudmila Peña Herrera

Pocos libros me han sorprendido tanto en mi vida como lectora, porque en muy pocos me he asomado con una idea hecha a medias, gracias a un conocimiento anterior surgido producto del cine, la tv o la prensa escrita. En este caso, el capítulo “Fabricando un líder”, de la serie audivisual cubana Razones de Cuba, había brindado información acerca de la labor de Raúl Capote como agente de la Seguridad del Estado, Pablo para la CIA y Daniel para los Órganos de la Seguridad cubana.

Por eso, creí conocer de antemano la historia que el mismo protagonista cuenta en “Enemigo”, uno de los textos que se publicaron bajo el sello de la Editorial José Martí y que está a dispocisión de los amantes de la literatura en la presente Feria Internacional del Libro. De hecho, asistir a la presentación del texto, a cargo de Abel Prieto, Ministro de Cultura, confirmó aún más mis suposiciones. Fue así que ni siquiera tomé mucho interés en comprarlo, cuando prácticamente todos los presentes se aglomeraron alrededor de Capote para llevarse a casa su libro firmado por el autor.

Pero muy lejos estaba yo de comprender la verdadera dimensión de una historia que atrapa desde el mismo instante en que se abren las páginas del libro. Lo anecdótico y sus valores históricos se entremezclan en “Enemigo”, a tal punto, que uno no quiere despegarse de las páginas porque cada interesante acontecimiento conduce a otro mucho más rico en intensidad dramática.

Y que quede claro, esta no es una novela de espionaje, como bien especifica su autor, y aunque tampoco es un libro de historia, sin duda alguna todo cuanto aquí se cuenta forma parte de nuestra historia nacional contra un enemigo confeso que se ha empeñado en destruir la Revolución Cubana.

Foto: Tomada de Cubadebate

Lo más interesante de este libro es sin dudas la posibilidad de que el protagonista haya sido capaz de contar de primera mano los hechos, con los detalles de quien ha vivido cada instante intensamente, hasta el punto de poner en riesgo su propia vida para defender la tranquilidad del pueblo cubano.

El rubio marcha delante y el chofer se sitúa detrás de mí, estamos en medio del puente, pienso rápido: El chiquito se va conmigo, estoy listo, este se cae del puente. Estoy a punto de lanzarme contra él, rápido pienso, no, no me van a coger así de bobo. Reflexiono con rapidez. Esto no es más que una comprobación. Avanzo unos pasos rumbo al borde del puente, me viro de espaldas a los dos y comienzo a orinar en dirección al río, silbo una canción”.

La anécdota es solo un ejemplo de los tantos que pone ante nuestros ojos Capote, para que entendamos la difícil tarea que enfrenta quien se desdobla, como el mejor de los actores, frente al enemigo, con el fin de proteger los sueños de niños como Lesvia, quien dio muestras de dignidad y honradez, características de todo cubano de bien, a uno de los representantes de la CIA:

Cuando llegamos a Trinidad René sacó la billetera y le ofreció dinero a la niña, para que se comprara algún regalo, pero ella firme le respondió: Mis padres me enseñaron que no debía recibir dinero de extraños, pero además, uno no puede aceptar dinero que no sea fruto del trabajo.

después de aquel viaje, él comenzó a usar su nombre como seudónimo en la comunicación entre nosotros...”

Sin dudas, este este es uno de esos textos donde el lector puede encontrar una narración cautivadora, no por el uso de términos complejos o un lenguaje elevado, sino todo lo contrario. En “Enemigo” habla un hombre tan parecido a su pueblo como se le parecen la justicia y el amor a esa causa que defendió y aún defiende Capote.

Estos años dan sentido a mi vida. Puedo morir tranquilo, en paz conmigo mismo, llevo y llevaré desde ahora y para siempre el orgullo de ser un combatiente de la Seguridad cubana”, culmina Capote, con una grandiosa lección al Enemigo y yo cierro las páginas de un libro que no me interesó a primera vista, pero su lectura me produjo orgullo de ser cubana y vivir por esta Isla.

Fragmentos del libro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s