Chamaquili, entre la magia de ser y ver

Por Liudmila Peña Herrera

Otra vez regresa el ocurrente personaje Chamaquili a pintar la infancia de los niños cubanos, ahora con el volumen “Chamaquili vuelve a La Habana”, séptima entrega del narrador, poeta, investigador y repentista Alexis Díaz Pimienta a la colección Mapá, de la Casa Editora Abril.

Este es uno de los diversos títulos que se encuentran a disposición de los lectores en la presente edición de la Feria Internacional de Libro, que sesiona por estos días en el oriente cubano.

Y si “Chamaquili vuelve a La Habana” seduce a primera vista por el atractivo diseño de cubierta y su colorido alegre y desenfadado, gracias al trabajo de ilustración de Jorge Oliver Medina, creador de personajes de historietas como Don Pó, Las Tatas y el Capitán Plin, cuando se da vuelta a las primeras páginas la magia se multiplica.

Se trata de un libro protagonizado por un niño inteligente, gracioso y ocurrente; pero su mensaje es tan ampliamente humanista que cualquier público -dígase infantil o adulto- disfrutará a plenitud de su lectura.

En esta entrega, Chamaquili vuelve a La Habana cargado de amor y sensibilidad hacia la Isla y su pueblo:

Mamá me gusta La Habana,

Porque huele a color verde,

A lluvia, a juguete nuevo,

A confianza entre la gente”.

Y no puede decirse que en este libro el didactismo paternalista, en ocasiones reductor de la capacidad creadora de los niños, sea una característica marcada en los textos; sí la jocosidad, la originalidad y la cubanía, propia de un escritor a quien le nacen como un torrente los versos del alma.

Mi papá está fuerte,

Mi papá es muy alto,

Mi papá es valiente,

Mi papá es un santo”.

En esta historia contada en versos, Chamaquili despierta alegrías, sentimientos de amor por la familia, amor a la Patria, amistad y solidaridad; aprende acerca de los objetos que le rodean, es partícipe de travesuras y regaños, como cualquiera de los niños cubanos.

Mapá si se me escapa

una mala palabra

exíjanle a mis labios

Que no se me abran”.

Esta vez, de la mano de su sobrinita Luna, el abuelo, Ma y Pa, Chamaquili guiará a todos los amigos que quieran acompañarlo en sus aventuras para conocer el avión, las malas palabras, el reloj, la poesía, la genética, las estaciones de la luna, la aeronáutica y los negocios.

– “y si no ganas dinero,

¿qué ganarás?, yo me digo.

– Mapá, mira que eres bruto:

¿Qué voy a ganar?: ¡amigos!”

Entre otros de los textos de Alexis Díaz Pimienta se encuentran “Cuentos clásicos en verso” y “El extraño caso del niño que acusaron de morder la luna”, pero sin dudas este libro, repleto de amor, inocencia e imaginación, será una excelente opción entre otros muchos buenos volúmenes que los lectores cubanos tienen a su disposición en esta Feria Internacional del Libro.

Anuncios

8 pensamientos en “Chamaquili, entre la magia de ser y ver

    • He leído poco ,ese poco lo encuentro..ocurrente, simpático, me vuelve a mi niñez y muy persona a mas de solidario , atrae el personaje para poder seguir, maravillosa criatura ,cuantos Chamaquili me gustaría que existieran, eyy aun tengo que leer mas, maravilloso lo poco que se ,gracias por compartir. y si me gusta Mapá es un nombre precioso, felicidades a ti y a tu querida Isla que tengo unas ganas de ir…es el viaje que mas ilusión me hace y conocer a vuestra gente ,por lo que me cuenta mi hermano amante del pueblo Cubano más , abrazos, Monica.

      • Mónica: de veras que me da mucha alegría vuestras letras. Ha sido una tarde preciosa en Holguín, pero al encontrar mensajes como este, créeme que mejora otro montón. Me hace muy feliz todo lo que escribes sobre mi Isla. Chamaquili es un personaje precioso. Gracias por acercarte a este espacio de Isla.

  1. Muchas gracias, Liudmila. Es la primera reseña que recibo del nuevo libro y me llenas de alegría. Yo ni siquiera lo he visto el libro terminado, pero me alegra cuanto dices. abrazos chamaquileros desde Argentina, por donde ando ahora. Qué buen regalo para empezar el mes de marzo.

    Alexis

  2. Yo adoro también a mi Luna, que no es sobrina de Chamaquili, pero tiene esa fase inmensa que regala amores y amapolas entre sábanas. Perdón, perdón, Chamaquili es un libro para niños y yo escribiendo estas cosas… Perdón… Y felicidades para Alexis, y las gracias por este regalo que al menos a mí me hace mirar atrás y desear mucho mucho mirar hacia adelante… ¿Verdad, mi Luna, que también deseas que nos llamen Mapá…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s