No soy católica, pero creo

Foto: Ismael Francisco

Por Liudmila Peña Herrera

¿Tú crees en Dios?”, la pregunta sonó como un rafagazo cuando menos lo esperaba, mientras cada uno preparaba una parte de la comida. “Sí, yo sí creo. ¿Y tú?” “No”, respondió ella y continuaron sus labores, como si nada hubiesen dicho, porque el hecho de pensar y sentir diferente no les anulaba, en lo mínimo de lo más mínimo, el amor que sienten el uno por el otro.

Mañana voy a escribir un post sobre esto”, dijo y se puso a pensar en la foto que encabezaría el texto.

Hoy el Santo Padre Benedicto XVI oró junto a los fieles cubanos, en la Plaza de la Revolución de La Habana, para que las familias de todo el mundo eduquen a sus hijos en la fe y la caridad. El seguidor de Pedro aseguró que “solo renunciando al odio, seremos libres” y añadió que “Cuba y el mundo necesitan cambios, pero estos se darán solo si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a tomar el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad”.

Quienes me conocen bien, saben que creo firmemente en mis letras, en lo que digo cada vez que me siento a escribir para mis lectores; saben que respeto profundamente todas las creencias religiosas, aunque no profese ninguna. Y que pregunto (¡cómo pregunto!) sobre todo lo que me inquiete o provoque mi curiosidad acerca de la religión.

Por eso, me siento feliz y honrada por la visita de Benedicto XVI a Cuba. A pesar de toda la propaganda subversiva fuera y dentro de nuestro país, el jefe de Estado del Vaticano vino, bendijo a nuestro pueblo, saludó a nuestros principales dirigentes y nos dejó un mensaje de paz y amor, no solo a Cuba, sino al mundo entero, porque el mundo entero necesita una Santa Misa por la PAZ .

Panorámica de los congregados en la PLaza

Esta mañana me sentí aún más orgullosa de mi pueblo, porque en la Plaza vi una de las imágenes más bellas que he imaginado: cubanos de diferentes procedencias, edades, niveles educacionales, raza, preferencias sexuales…, todos juntos: creyentes o no, porque lo más importante es escuchar, aprender y respetar. Y yo incluida, aunque frente al televisor y delante de mi TL de Twitter. Dije lo que pensaba y hablé sobre el Papa y la Santa Misa, porque reverencio a quien venga a mi país en son de paz.

No soy católica, ya lo he dicho, pero comparto las mismas ideas de amor, paz y hermandad entre todos los hombres, como la mejor de las creyentes, porque en verdad creo en la palabra que cura y anima, y en las acciones de los hombres que ponen su fuerza y sentimiento por el bienestar de la colectividad, incluso por encima de su bien individual. Y eso es seguir los pasos de Dios, como es también ser como el Che, que era comunista.

Cubanos y extranjeros compartieron juntos la Santa Misa

No hay Patria sin virtud”, dijo el Papa y yo pensé en mis amigas y amigos religiosos, y también en los que no conocen las santas escrituras, pero también extienden sus manos a los necesitados y dejan una estela de luz por dondequiera que pasan.

Hoy el planeta necesita un cambio por la paz y el amor, como única alternativa para preservar la especie humana. Por eso, después de la visita del Pontífice a nuestra isla querida, yo termino: NO + conflictos bélicos: hagamos el amor, no la guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s