EL SIGLO DEL FEMINISMO

Tercer Congreso Nacional de Mujeres en Cuba

Por Liudmila Peña Herrera

Puertas adentro, no eran más que delantal y miel, vientres fértiles y ternura para hijos y amantes. Puertas afuera, la vida hervía con el fuego de los misterios por descubrir.

Así, la sociedad patriarcal fue construyendo los hilos de sus mujeres-marionetas. Los alargaba y acortaba a su antojo, para solo permitirles los escasos movimientos que eran dable a las féminas en aquella sociedad. Por eso, algunas se negaron al silencio y la exclusión. Si se luchaba por la igualdad de derechos, había que liberarlas de una función social que las hacía prisioneras de lo doméstico: su labor era procrear y cuidar de la casa y los hijos, bajo el yugo legal del padre o el esposo. Surgía un movimiento que luego tomaría el nombre de feminismo, el cual perseguía todas las reivindicaciones por las que se luchaba para el género masculino, incluyendo el derecho al sufragio.

Muchas fueron las eventualidades que sorteó el movimiento antes de llegar a Cuba. Entre ellas, el incendio de una fábrica textil en Nueva York, a manos de su propio dueño, para acabar con la huelga de sus trabajadoras. Dentro había 129 mujeres. Desde entonces, el violeta es el color que  identifica la lucha, pues el humo del incendio llevaba esos tonos, por la coloración de las telas con las que trabajaban aquellas newyorkinas.

TIERNAS Y REBELDES

Según Julio César González Pagés, investigador del tema, en la Isla se habla de movimiento feminista a partir de 1912, cuando se fundan en La Habana las tres primeras asociaciones de ese corte: el Partido Popular Feminista, el Partido de Sufragistas Cubanas y el Partido Nacional Feminista.

Grupo de mujeres feministas en La Habana

Aun siendo aprobadas las leyes de la Patria Potestad (1917) y la del Divorcio (1918), las féminas cubanas no se habían situado en el lugar que les correspondía dentro de la sociedad. Por eso, convocaron a los Congresos Nacionales de Mujeres en 1923 y 1925, donde participaron maestras, obreras, intelectuales y periodistas.

Así, el Congreso  Nacional Femenino de 1923, primero de su tipo  en  América  Latina, contó con la participación de 31 instituciones femeninas. Además de la demanda por el voto femenino, destacó la lucha por la creación de nuevas escuelas, reformas en la legislación legal por la equiparación de los derechos del hombre y la mujer, amparo jurídico para las féminas y los niños, creación de tribunales para menores, protección del trabajo femenino, la lucha contra las drogas y la prostitución, según refiere la Doctora en Ciencias Pedagógicas Sofía de Varona, en su investigación “La labor del maestro en el proceso de formación y desarrollo de la identidad nacional cubana”.

No obstante, mucho antes de 1912 hubo muchachas tiernas y rebeldes que se fueron a la manigua sin pedir colchón de plumas ni candelabros ni sedas. En la propia ciudad de Holguín se cuentan tantos nombres de mujer que transgredieron cánones e imposiciones por defender sus ideales, como en cualquier otra parte del país, aunque no hubiese célula u organización “feminista” que las agrupase.

Apenas dos días después del alzamiento en La Demajagua, Juana de la Torre, rompiendo con los prejuicios de la época, brindó refugio al maestro Manuel Hernández Perdomo, sobre quien pesaba una orden de detención, sin brindar pretextos a sus contemporáneos. Así atrajo sobre ella la vigilancia de los guardias, encerrándose en la casa, mientras el independentista lograba huir y se frustraba la acción de los colonialistas.

Años después, la joven María Machado traicionaría a su padre, el General Emilio March, al mando de la Tercera División del Ejército Español, con cuartel en la ciudad de Holguín, para entregar los pormenores de la plaza a los mambises, entre los que detallaba el emplazamiento de los fortines, el número de los soldados que la guarnecían, los cañones de que disponían y otros datos que permitieron el éxito de la acción realizada el 30 de agosto de 1897, a las órdenes de Calixto García.

Mercedes Sirvén

Otra muchacha generosa fue Mercedes Sirvén Pérez-Puelles, la única mujer que obtuvo los grados de Comandante del Ejército Libertador. Sola, agarrada a su fusil, desandaba la joven, distribuyendo medicamentos a diferentes hospitales de guerra. Por si no bastara, estableció el suyo en la finca Palmarito de Gamboa, al sur de Las Tunas. Y ahí están sus grados, que no dan toda la fe de su arrojo, mas prueban que demostró cuánto podía hacer una mujer, al punto de obtener una distinción que muchos hombres anhelaron.

FÉMINAS DE HOLGUÍN

Dos años antes del Primer Congreso Nacional de Mujeres, se había constituido en Holguín el club femenino “Alma Holguín”, cuyos objetivos eran la superación de la mujer y el respeto de sus derechos constitucionales, destaca Sofía de Varona. Luchaban porque se valorara a las féminas como compañeras del hombre y se reconocieran sus mismos derechos. La presidenta era María Rosa Magas.

De hecho, el 10 de marzo de 1933, se fundó la Asociación Femenina Holguinera, presidida por Elisa Pérez Santiesteban, con el fin de apoyar a la mujer y la niñez, a través del fomento de la cultura y las obras benéficas. Por eso, no extraña que la presencia de las mujeres holguineras resaltara en el magno evento. Entre ellas, las maestras Ana Margarita Aguilera Ripoll y María Deulofeu Cuervo.

Esta última se unió a la Joven Cuba y al Movimiento Guiterista, como prueba de que las féminas eran parte de la preocupación nacional por el destino de la Isla. Fue la primera mujer miembro del ejecutivo municipal del Partido Unión Nacionalista y la primera concejal del territorio en las elecciones de 1936. En tanto, Ana Margarita Aguilera, participante del Congreso Nacional Femenino, celebrado en La Habana, en 1939, enfocó sus intervenciones en el mejoramiento del ambiente social de sus contemporáneas, desde el punto de vista de la educación.

Marilola X

Y el arte, cómplice de lo prohibido, también se agarró de la mano del feminismo. Marilola X (María Dolores Suárez Ricardo), preocupada por los problemas sociales que dolían fuera y dentro de los hogares cubanos, es llamada peyorativamente como “feminista”. Los versos revelan su increíble personalidad: “Oh! La diaria rutina: Repetir de las cosas. /El domingo a la iglesia, el lunes a pecar…/ otro día quitar el búcaro de las rosas, / porque las rosas tristes dan ganas de llorar.”

De su mano nació, en 1931, la Revista Nosotras. Otra escritora, Martha García Ochoa, la acompañaría en su gestación y desarrollo. La periodista Betsy Segura Oro, en su texto “Letras de Mar y Olas…” afirma que su objetivo era“representar a la mujer cubana y dar publicidad en la literatura de la región nororiental, a las creaciones de las holguineras”.

La lucha por la emancipación de la mujer tuvo tantas figuras representativas en este territorio como los cráteres de olvido donde han permanecido muchas. Por eso, si fuese desmedido atrevimiento llamar feministas a aquellas primeras mujeres que cortaron los hilos y se lanzaron a actuar y luchar y vivir en la manigua, entre machetes, plomo y pólvora; al menos, podríamos comenzar a redimir su ejemplo, semilla que germinó después en acciones y voces contundentes dentro y fuera de las fronteras de Holguín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s