El hombre de la aldea resplandeciente

Foto: Tomada de Internet

Por Liudmila Peña Herrera

Una de las figuras más prominentes de la intelectualidad holguinera fue José Manuel Guarch Delmonte (1931 – 2001), quien nació en Camagüey, aunque en Holguín se le adoptó como uno de sus insignes arqueólogos, espeleólogos e historiadores.
En su vasto currículum reunió numerosos premios y distinciones del más alto nivel, como la Orden Carlos Juan Finlay y la Medalla Jesús Menéndez, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, y la Medalla por la Cultura Nacional, que entrega el Ministerio de Cultura de la República de Cuba. Además, alcanzó la categoría científica de Investigador Titular y los grados académicos de Doctor en Ciencias, Doctor en Ciencias Históricas, Doctor en Filosofía, Especialista en Ciencias Arqueológicas y Arqueólogo especialista en culturas aborígenes de América. Fundó y presidió de grupo de aficionados a las Ciencias Sociales y Naturales “Yarabey” y más tarde integró el directorio “Quién es Quién en las Ciencias en Cuba”, el cual fue una valiosa fuente de información en esta área del conocimiento.
Guarch también se destacó como literato, muestra de lo cual son sus publicaciones en revistas como El Viajante y periódicos como Acción Libre.
Científico reconocido en el ámbito nacional e internacional por sus aportes a diversos campos, es muy recordado por sus investigaciones en el sitio arqueológico de Chorro de Maíta, en el municipio de Banes, en Holguín.
Unión del científico y el literato es el libro Yaguajay, la aldea del cielo resplandeciente, donde Guarch comparte sus experiencias durante las excavaciones en el cementerio aborigen.
En 1986 comenzó las excavaciones en Chorro de Maíta, gracias a las cuales se conocieron los primeros indicios de la aldea asentada en el territorio, sus hábitos y las características de las osamentas. Años después, con la llegada del Periodo Especial a Cuba, la investigación se vio limitada y se decidió postergar el resto de los estudios. En tanto, Guarch y su equipo priorizaba la construcción de un museo de sitio, en el mismo lugar donde se encontró el cementerio aborigen, con el objetivo inicial de que la población más cercana pudiese tener acceso al conocimiento de sus propias raíces y no trasladarlo a la capital provincial como era usual con otros descubrimientos.

Ver Galería de fotos

Ver reportaje audiovisual

Ver reportaje multimedia

Anuncios

4 pensamientos en “El hombre de la aldea resplandeciente

  1. Pingback: Chorro de Maíta: un gran proceso de transculturación | Poesía de Isla

  2. Pingback: Chorro de Maíta: hallazgos y nuevos estudios | Poesía de Isla

  3. Pingback: “Yaguajay, la aldea del cielo resplandeciente” | Poesía de Isla

  4. Pingback: Una meca para la arqueología cubana | Poesía de Isla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s