Una meca para la arqueología cubana (+ Video)

Museo Chorro de Maíta

Museo Chorro de Maíta

Por Liudmila Peña Herrera

A mediados de los ’80, mientras el arqueólogo José Manuel Guarch trabajaba a 80 centímetros de profundidad, en el cementerio aborigen de Chorro de Maíta, se le acercó un campesino de la zona y se lamentó de que, a pesar de que muchos de los habitantes del lugar habían encontrado muchos de los restos aborígenes, nunca tendrían acceso a ellos si se los llevaban para hacer un museo en la capital de la provincia y las próximas generaciones no conocerían acerca de lo que allí había sucedido.

“Después de analizar lo que me había dicho aquel hombre, no dudé en un Museo de Sitio –contó Guarch durante una entrevista ofrecida hace varios años-. Hubo que sanearlo todo, garantizando con un milímetro más-menos la exactitud de ubicación de cada pieza. Hoy se muestran 56 de los 180 esqueletos encontrados”.

Así surgió la idea de construir el museo de Chorro de Maíta, en cuyo empeño dedicó el arqueólogo todos sus esfuerzos luego de culminadas las excavaciones.

Vista del cementerio

Vista del cementerio

Para los visitantes resulta increíble encontrarse justo encima del recinto sepulcral de dos mil metros cuadrados, donde se respetaron la forma, el lugar y la profundidad en la que fueron detectados los restos. Asimismo, se exponen objetos como vasijas, adornos, fragmentos de latón y cascabeles españoles, evidencia de la trans-culturación que se desarrollaba durantre el período. Entre ellos destaca una joya única en Cuba. Se trata de un collar confeccionado con coral rosado, cuarzo, perlas, doradas cuentas bicéfalas y una cabeza de ave tallada igualmente en oro a la que llamaban Inrirri en la mitología aruaca. Ver Galería de Imágenes

Anillos de concha

Anillos de concha

Pueden apreciarse también los distintos tipos de enterramiento, sus características, las posiciones flexadas de algunos cuerpos, las deformaciones craneanas, así como las pertenencias de algunos de los cuerpos encontrados.

“El museo funge, además de transmisor de cultura y portador de objetos históricos, como protector del sitio arqueológico que lo rodea, pues aunque la población conoce por tradición acerca de estos temas, intentamos que no excaven por su cuenta para que no dañen los objetos, además de que donen lo que encuentren”, explicó Teresa Zaldívar, directora del museo.

Asimismo, Teresa Zaldívar explicó cómo desarrollan actividades educativas con los niños de la zona, relacionándolos con especialistas en arqueologías, grupos espeleológicos, geográfos y biólogos, con el fin de incentivarlos a estudiar estas disciplinas.

 

Anuncios

4 pensamientos en “Una meca para la arqueología cubana (+ Video)

  1. Pingback: “Yaguajay, la aldea del cielo resplandeciente” | Poesía de Isla

  2. Pingback: Chorro de Maíta: hallazgos y nuevos estudios | Poesía de Isla

  3. Pingback: El hombre de la aldea resplandeciente | Poesía de Isla

  4. Pingback: Chorro de Maíta: un gran proceso de transculturación | Poesía de Isla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s