PRESERVAR LA MAGIA DE HOLGUÍN

Fotos: Elder Leyva

Fotos: Elder Leyva

Por Liudmila Peña Herrera

Camino por las calles. Miro las edificaciones, la gente, como buscando algo nuevo entre tanta cotidianidad. Me dejo impresionar por lo que veo. Escudriño experiencias detrás de cada gesto. Y siempre llego a casa con alguna idea nueva de lo que es y significa Holguín para su gente.
Es fácil para mí, por no haber nacido en esta tierra, verla desprovista de apasionamientos que enceguecen. Recorrerla intentando aprehenderla poco a poco, sin saberme conocedora de cada espacio o detalle. Y eso no indica que no la ame tanto como cualquiera de sus hijos legítimos. A veces nos acostumbramos a los lugares y dejamos de ver cómo se renuevan o envejecen.
Y Holguín es de esos sitios que en Cuba siempre han marcado la diferencia. Escribo esto y pienso en los amigos de todo el país que adoran la rectitud de sus calles, la cultura que emana del lugar más insospechado, la educación y modernidad de su gente, los espacios que la hacen única en el mundo. Un colega habanero hasta juró mudarse para Holguín si el amor se cruzaba con él por nuestras calles. Holguín

Por eso, en estos días de celebración, todo el mundo quiere disfrutar de cada concierto, conferencia, presentación de libros… “No es momento para críticas –me dijo un amigo-. Ahora hay que resaltar lo positivo”. Y yo lo miré y sonreí, encontrando su razón, pero pensando que si todos creyéramos lo mismo, no habría quien se encargara de señalar las manchas para evitar que la destrucción y el desamparo se nos echaran encima.
Holguín no puede ser, así como está, la ciudad que soñamos para el futuro. Es cierto que nos enorgullece el precioso teatro “Eddy Suñol”, con sus presentaciones de alto nivel artístico, la Loma de la Cruz, recién remozada (aunque manos indolentes le usurpen de vez en vez las nuevas luminarias), el rostro renovado del reparto Alcides Pino, nuestros parques y todo cuanto se ha hecho, o se haga, en bien de la visualidad y la armonía citadina.

HolguínPero quienes aman a Holguín no pueden resignarse a que cada año, esta sea la capital del arte joven, del Cine Pobre, de eventos económicos, de actos nacionales… y perciban también el descuido de detalles tan evidentes como el de la Plaza de la Marqueta. Tan antigua que pudiese contar parte importante de la historia de la ciudad. Abandonada, aunque la rodeen mesas, puestos de comida y cerveza. Pero ciertamente abandonada a hombres impúdicos que la marchitan con sus malos olores, que la destruyen más con actos de violencia ocasionados por el alcohol. Abandonada porque si hablamos de conservación del patrimonio, no entiendo en qué categoría cabría la Plaza del Mercado.

holguineros
Y es este apenas un ejemplo de los descuidos constructivos. Hay otros donde las reparaciones no duran un año antes de que manos intrusas rayen sus paredes y echen por tierra el esfuerzo y la economía del país.
A Holguín la distinguen en toda la isla, la limpieza de sus calles y la educación de su pueblo. Pero hay que ver cómo los coches van regando sus desechos por toda la ciudad y los cocheros van gritando y maltratando a los caballos, cómo la gente se sienta en las espaldas de los bancos del parque, cómo los bicitaxis se convierten en discotecas andantes con su música estridente, cómo la gente bocifera (vocifera) y se empuja en las paradas o en las tiendas, cómo nosotros mismos vamos degradando la imagen de nuestra ciudad.
La ciudad no es solo el centro histórico, sus parques y construcciones. Es también la cuadra, el barrio y, sobre todo, la gente que habita en ella. Al holguinero le gusta presumir de ser nativo de estas tierras. De eso no cabe la menor duda. Por tanto, no me resigno a pensar que dentro de unos años esta ciudad haya perdido la esencia que es, sin exageraciones, la mayor parte de su magia.

Anuncios

4 pensamientos en “PRESERVAR LA MAGIA DE HOLGUÍN

  1. Dulce y crítica visión de lo que somos los holguineros; de lo que es nuestra ciudad. Entre nosotros, debo asegurar que pareces una holguinera auténtica, o rellolla, defensora de esa belleza que tantos pretenden usurparnos. También por eso te quiero.

  2. Perdón, un amigo lector me ha puesto sobre aviso: ¡una falta de ortografía! Y lo hizo discretamente, sin querer empañar este espacio, pero yo me atrevo a asumirlo públicamente porque “rectificar es de sabios” y aunque yo no lo sea, por qué no asumir un error y repararlo. “Vocifera”, sí? Con “v”, no con “b”. Muchas gracias al amigo Jorge Delgado.

  3. hola es que holguin como lo dices no solo es el centro histórico los barrios marginales que hay muchos ,nadie habla de ellos ni de su gente ,donde las casas se abrazan porque no tienen lugar para crecer,donde los vecinos se comportan todo el tiempo así como lo describes,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s