Mi regalo

beso

Por Liudmila Peña Herrera

Si pudiera te regalaba mis letras, toditas, de un solo golpe de tecla. No sería rendirme, no sería opacarme, no sería borrarme para nada de este territorio extraño y lejano en el que me ha tocado estar, quietecita.

Si pudiera me cortaba algún cabello y lo echaba a volar viento norte, programando previamente su destino. Eso, si pudiera, claro. Igual, cambiaría las fronteras, las tarifas telefónicas, las leyes de la vida, los destinos del tiempo. Repito: si pudiera.

Así podría llegar a salvo el dulce que más te gusta, y que no entiendo cómo, porque aún no le encuentro la magia a ese dulce simple, tan sencillo.

Así te sabría cantar sin interrupciones de estilo o, mejor dicho, de tono, la canción más hermosa del mundo, a eso de las cuatro y diez, que es la hora que más nos gusta. Llegaría hasta ti, no en forma de beso, como ahora; sino de veras, de veritas, así como llega la gente, de sorpresa, para abrazar a quien se quiere. Ah, pero todo eso, si pudiera.

Igual, te despertaba con un café calentito y no te dejaba levantarte, no más hasta las diez, o las once, o las doce. O te tomaba prisionero todo un día completo bajo las sábanas gastadas que compramos juntos. ¡Si pudiera!

Y no me rompería la cabeza pensando qué regalo comprar, con poco presupuesto, claro; ni a qué lugar invitarte, donde no haya que pelear porque hasta en las mejores fechas se portan mal las gastronómicas; ni te reprendería por tus imperfecciones, ni me haría la brava, la víctima de la novela brasileña (esta parte es para Leticia).

Si pudiera haría las cosas igual y también al revés. Me equivocaría de nuevo, claro; pero tendría tantas cosas por hacer que no nos alcanzarían las 24 horas. No entiendo por qué los cumpleaños duran solo 24 horas. ¿Si duraran 30 o 40 seríamos más felices? Ah, no sé, no sé. ¿Qué puedo saber yo?

Yo solo sé que hoy el día durará 24 horas y estaremos lejos, por esas pautas humanas que aún no sé quién inventó (espero que ese alguien no haya ganado algún premio por ello). Solo puedo decir que estas serán las segundas 24 horas más largas de esta historia. Ya sé que vendrán otras. Descuida. Ya me preparo. Pero por más que escribo, aún no sé cuál será la mejor cosa que hoy pueda regalarte. Espera, cierra los ojos. Ya está. Puedes abrirlos. ¿Lo sentiste?

Anuncios

11 pensamientos en “Mi regalo

  1. Gracias, amor, por tu regalo de amores. Por darme tu mejor canción, mi dulce sencillo, tu abrazo viajero. Por tu llamada primera, por tu sonrisa de sol. Tú eres lo mejor de mi vida… Acabo de abrir los ojos y de sentirte posándote en mí.

    • Ah, gracias por preocuparte, Lety. Ya te dije, es que había que darle un giro dramático a esa novela, jajajaja Besitos. Ojalá un día podamos celebrar uno de nuestros cumples juntos, jejejeje.

  2. No te diré “Feliz…” xq sé q aunque te esfuerces te faltará algo. Solo voy a apoyarte en esa locura de regalarte toda, Liu, estoy de acuerdo: date entera, con todas tus letras, tus puntos y comas. un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s