La imaginación con pies pequeños

niña

Por Liudmila Peña Herrera

No cree la pequeña Karla que el mundo es tan inmenso como se lo pintan. Y si ve indicios de tormenta en el rostro de su abuela Dania, le hala de las ropas y aconseja: “No cojas lucha, abuela Maluca”.

“Hasta que no pase un año, no se me quita el catarro”, dice y ríe mientras le aprietan la nariz con un pañuelo.

– Mira, Karla, una estrellita -dice la inocente Mariam y le enseña un dibujo.

A su lado, Karla se encoje de hombros y responde:

– Mira, Mariam, un mondongo -sonríe la traviesa y le enseña un óvalo inmenso, del tamaño de la hoja de papel, con grandes ojos y, la verdad, medio espantoso. Por supuesto, Mariam no dice ni jota y Karla ríe divertida y triunfante.

¡Esto de la imaginación puede ser terrible si se le toma en serio!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s