Alas Teatro: COLORES DE UN PAÍS EN UNA PIEZA DE TEATRO

Fotos Carlos Rafael_0331

Por Liudmila Peña Herrera

Ni princesa, ni castillo de arena. Bugambil, la niña con nombre de flor, de tez tan clara como la luz del día, solo pidió un deseo al hada de verdad: que su abuela negra se convirtiera en una abuela blanca, para que dejara de sufrir a causa de los prejuicios de su maestra.

Nada tan sencillo y, a la vez, tan locuaz como este resumen del argumento de la obra “Como la noche y el día”, una versión del cuento del narrador Nelson Simón, a cargo del grupo pinareño Alas Teatro, con puesta en escena de Dorys Méndez.

Entre los valores de la obra está el de conjugar el trabajo con los títeres, la música instrumental de canciones infantiles, usando diálogos sencillos, muchas veces matizadas con pinceladas humorísticas, que entretienen, hacen reír, pero -y sobre todo- provocan la reflexión de niños y adultos.

Y cuando se piensa en las observaciones que resultan de la apreciación infantil, uno se da cuenta de que, aunque la sociedad sostenga tabúes, el futuro es promisorio si se cultivan la candidez y la justeza de los niños. Así me hicieron razonar varios estudiantes de tercer grado del Seminternado Conrado Benítez, quienes afirmaron haber aprendido que: “hay que aprender a observar y a escuchar a los demás” (Keyla Nonel), “nunca se debe juzgar a nadie por su color” (Orestes Carballo) y “hay que querer a las abuelas y cuidarlas” (Grabiel Arzuaga).

Meritoria resultó la actuación de las jóvenes actrices Yanet Carmona y Arasay Suárez, quienes lograron desdoblarse en cada uno de los papeles que les correspondieron y lograron la empatía con el público.

Como la noche y el día” es una pieza muy oportuna en el ámbito social en el que nos desenvolvemos, en el cual no existe una racismo a ultranza, pero sí pensamientos y acciones que demuestran que los tabúes y las representaciones culturales de algunos grupos sociales aún deben cambiar en pos de la igualdad que defiende nuestro sistema. Y esta obra, que dialoga acerca de nuestras tradiciones, los colores de nuestra nación, la mezcla de razas, el amor, la esencia de las cosas que de verdad tienen valor en la vida, el daño que pueden hacer los estereotipos, puede, desde la apreciación de los pequeños, de sus familiares y sus maestros, empujar hacia el cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s