PROYECTO BEETHOVEN

Foto: Reynaldo Cruz

Liudmila Peña Herrera

Jueves, 30 de marzo. Teatro Eddy Suñol: bajan las luces. El violín “aclara” la Orquesta y la sala estalla en aplausos. Oreste Saavedra saluda, gira hacia los músicos y empina la batuta para que la Sinfónica de Holguín comience un viaje en el tiempo, a bordo del Proyecto Beethoven.
Algunos cierran los ojos y aguzan los sentidos para disfrutar una de las melodías de inicios del siglo XIX, la cual exigió de la orquesta una gran cantidad de recursos técnicos. Es la Cuarta Sinfonía de Beethoven, una obra finalizada en 1806, cuando el gran maestro tenía 36 años y se encontraba embargado por controversiales sentimientos amorosos.
Luego, los músicos, casi todos muy jóvenes, interpretan la Séptima Sinfonía, obra estrenada por Beethoven a los 43 años, cuando –según se cuenta– estaba tan sordo que no era capaz de percibir sus propios pasajes. Aun así, el escritor francés Romain Rolland aseguró que el maestro estaba “ebrio de poesía y de genio” cuando la compuso.
La función del jueves culmina. La experiencia ha sido singular para quienes prefieren desconectarse los audífonos y apreciar, “en vivo”, el buen arte. Y es, apenas, un preámbulo de lo que sucederá el domingo, a las ocho y treinta de la noche, con la más famosa obra del maestro alemán: la Novena Sinfonía.
Según Oreste Saavedra, director de la Orquesta Sinfónica de Holguín, el Proyecto Beethoven rinde homenaje al gran compositor, en el mes en que se conmemora el aniversario 190 de su muerte. Esta vez, la agrupación ha estado “reforzada” con músicos de provincias orientales como Las Tunas, Camagüey, Guantánamo, Granma y Santiago de Cuba, así como con alumnos del Conservatorio holguinero.
La función dominical reserva el lujo de contar, además, con la presencia de integrantes del Teatro Lírico Rodrigo Pratts, quienes interpretarán “An die Freude” (“Oda a la Alegría”), escrita por Friedrich Schiller, poeta y amigo de Beethoven. Otro de los valores añadidos de la función serán los coros, a cargo del Orfeón Holguín.
Estrenada en Viena, en 1824, la Novena Sinfonía es considerada, en el mundo entero, como una de las piezas más complejas de ejecutar para los músicos noveles en la actualidad.
Así que no espere demasiado: compre su boleto, aborde el Proyecto Beethoven y dispóngase a hacer un viaje en el tiempo, en busca del misterio de la creación y la magia de la música.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s