Temblor de tierra

De una pintura de Ernesto García Peña

De una pintura de Ernesto García Peña

Por Liudmila Peña Herrera

Para Abdiel, así, con todas sus letras

Dicen que hay un abismo de tiempo entre el mar y la tierra. Que no se puede cruzar el océano porque cuestan demasiado los pasajes, que las empresas telefónicas aprovechan las distancias. Cuentan que los perros ladran a la luna enviando mensajes de amor que nadie escucha. Y las aguan van y vienen. Y la isla sigue flotando en sus amaneceres, hasta que un náufrago la encuentre, solitaria.

Los cocoteros se cansan de soportar el peso de la fruta y la dejan estallar contra las rocas porque nadie llega. Y las sirenas extrañan los piropos de los navegantes borrachos después de gastarse el último botín. Y los papagayos callan y el tesoro no existe. Y las aguan van y vienen. Sigue leyendo

Adolescencia y comunicación: trampas generacionales

Por Liudmila Peña Herrera
Hace poco, en medio de una guagua repleta de jóvenes y adultos, presencié una escena triste y lamentable. Una señora gritaba amenazante a dos adolescentes vestidos de uniforme marrón, prometiéndoles dos buenos pescozones, mientras los chicos reían y a todas luces continuaban la burla que había iniciado la trifulca.
La gente escuchó en silencio sin atreverse a tomar partido por ninguno de los bandos. Y yo me puse a pensar por el origen de tanta violencia, indisciplina social e irrespeto por el orden público.
En aquel caso, los protagonistas pertenecían a generaciones distintas. Y cualquiera hubiese culpado a los muchachos, sin pensarlo más de una vez, por eso de que “la juventud está perdida” y “ya no hay respeto por los ancianos”. Sigue leyendo

¿Y cómo voy dentro de esta carta?

En marzo de 1895, José Martí, desde Cabo Haitiano, escribió a la joven María Mantilla una preciosa y conmovedora carta. No hay dudas de que el Maestro dominaba el lenguaje y la inspiración como el mejor de los cubanos. A veces nos dan ganas de imitarlo a quienes adoramos las letras, pero eso es imposible.

Por el significado de este fragmento, lo regalo a alguien muy especial. Espero que acorte las distancias. Sigue leyendo

La belleza del espíritu

Por Liudmila Peña Herrera
El fin del 2012, no trajo, como muchos auguraban, la gran explosión que determinaría el fin de nuestra época. Así que los cubanos decidimos celebrar, como de costumbre, el cierre de un ciclo de vida y el inicio de otro. Claro, cada cual festejó a su manera, y como pudo: dándole vuelta a la púa, con inmensas o sencillas reuniones familiares, tirando la casa por la ventana o sentado frente al televisor después de una cena tranquila.

Esto y el hecho de que al volver de mis vacaciones, colegas y amigos me han deseado un sinnúmero de buenos augurios, ha hecho que me detenga a pensar en la encrucijada que supone para todos la dicotomía entre el mundo espiritual y el mundo material. Sigue leyendo

Hoy puede ser un gran día

 

Para hoy, día marcado por profetas optimistas y catastrofistas, no tengo mucho tiempo para escribir. Dicen que termina una era y comienza otra novísima. Por eso, me voy rapidito a disfrutar del amor y la compañía de los buenos y a llamar por teléfono a los que más quiero. Para quienes están más lejos y el saldo no me da para escuchar sus voces, sepan que les quiero y estaré feliz de su felicidad.

Entonces les dejo algunas imágenes hermosas y un regalillo que me ha acompañado desde años: una canción de Serrat que adoro: Sigue leyendo

INNOVADOR DE LA ALEGRÍA

Fotos: Liudmila

Innovador, deportista, percusionista, amigo… La historia de Abel González Marrero muestra cómo el hombre puede sobreponerse a los obstáculos y ser útil a los demás

Por Liudmila Peña Herrera

Hay quien no cree en auras o buenas energías. A veces, también yo dudo. Es difícil creer en lo que no se ve; pero quien se le acerca y le ve sonreír, con ese rostro de eterna niñez, como si no le rondaran problemas, se convence de que la felicidad existe: solo hay que dejarle contar su historia de vida.

Nació en un pueblecillo granmense, tan remoto que ni el nombre recuerda, allá por el año 1963, cuando todavía algunos contaban las tragedias del ciclón Flora. Sigue leyendo

LUZ DE ENTRE LOS ESCOMBROS

 

Fotos: Javier

Por Liudmila Peña Herrera

La madrugada, violenta y larga, sirvió de cómplice, mientras el huracán rugía su fuerza de viento y agua.Y cuando la luz comenzaba a escurrirse por entre las rendijas de las casas en pie, hubo quien quiso cerrar los ojos para no ver tanto destrozo.

 

No faltó el lamento de quien, al abrir las ventanas del vecino que le había dado abrigo, descubrió que por techo le quedarían las estrellas, o la preocupación por la familia, los amigos, y la incomunicación telefónica que hacía infinitas las distancias. Sigue leyendo

Silencio… ¡está llegando un post!

“¡Corazón… silencia!… ¡Cúbrete de llagas!…

-de llagas infectas- ¡cúbrete de mal!…
¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,
corazón maldito que inquietas mi afán!”

alfonsina storni

Por Liudmila Peña Herrera

No lo intentes. No te acerques. No quiero ver tu cara de payaso en burla, simulando querer, intentando una mueca de amor. Cierro los ojos. Imagino la pasión de otros días. La pausa, el impulso, el cuidado, la flor. Son días amargos, como el hígado, como el vino de los cultos que no sé beber, como el libro filosófico que lees aunque no entiendas la cuarta parte de sus letras.

Letargo. Yo letargo, tú letargas, letargamos… Somos tristes y románticos y aburridos. Quizá nos lean así, quizá nos odien. Bah, la triste historia de las audiencias. Tú, caballero de épocas pasadas y presentes, daos en el pecho… llenaos de gloria y vanidad. Yo callo. Presiento no es este mi tiempo. Brindo por vos y callo. Os dedico este post en silencio, porque el tiempo del encanto viene, como el viento que acalla las olas que están por llegar.