SINFONÍA DE ÁNGELES PARA DOS CONCIERTOS

frankf-holguin

Liudmila Peña Herrera

Dos horas antes, Dania Estévez le había dicho a su esposo que asistir a un concierto de música clásica sería el peor de los castigos. Pero luego, quizás sin entender bien por qué, la alegría seguía saltándole en el pecho y ella no paraba de aplaudir.

Frank Fernández no conoce a Dania Estévez. Y aunque los dos nacieron en Mayarí, el destino quiso que solo coincidieran en el primero de los dos conciertos que ofreció el músico esta semana en el teatro Comandante Eddy Suñol, de la ciudad de Holguín.

Dice el maestro que esa noche hubo varias cumbres: “Una de ellas fue en el segundo movimiento, en ‘el Mozart’. Ahí bajaron ángeles y duendes y se me unió la espiritualidad de la orquesta. Pero cuando pasamos a ‘La bella cubana’, lo que hicieron esos violines conmigo al piano fue espeluznante. Estaba tan feliz, que les dediqué el ‘Tema del amor’ a todas las personas decentes y de buen corazón. En ese momento habría como siete puestas de pie del teatro. Se me aguaron los ojos a mí y a un montón de gente. Después empezó el tema de presentación de ‘Tierra Brava’ y el público no paró de aplaudir, al punto de que hubo que tocarlo otra vez en el final. El concierto, por tanto, fue de esas cosas excepcionales que no se repiten”. Sigue leyendo

PIANISTA ANTE EL ESPEJO (+ VIDEO Y GALERÍA DE FOTOS)

Frank Fernández-Cuba

Fotos: de la autora

 

Frank Fernández volvió a su tierra natal para celebrar sus 70 años de vida y se unió en conciertos en Mayarí y Nicaro, territorios del este de Holguín, junto a Silvio Rodríguez.

Acerca de su carrera, sus temores y sentimientos dialogó uno de los artistas más auténticos de la música cubana contemporánea.

Por Liudmila Peña Herrera

De espaldas a la puerta, parecen uno solo hombre y piano. Alguien avisa que he llegado, me hacen pasar al salón convertido en estudio y tomo asiento. Él no se inmuta. Quizá esté molesto por la hora –pienso y miro el reloj que acaba de hacerme una mala jugada.

Frank Fernández pasa con rapidez la partitura, y otra vez caen sus dedos sobre el teclado, haciendo renacer una de las melodías más hermosas del mundo: “La Trucha”, sonata de Franz Schubert. De pronto, hace una pausa y consiente un descanso. “Periodista, ahora tenemos espacio para conversar”, dice y vuelvo a tener en frente al mismo artista que aceptó cordialmente el diálogo la tarde en que esperaba la magia de compartir escenario con Silvio Rodríguez en Mayarí, su pueblo natal. Sigue leyendo

NACIMIENTOS DE UN JUGLAR

faustino oramasextra

Imagen tomada de Internet

Por Liudmila Peña Herrera

Juglar de lo cotidiano, hombre sencillo que inventaba en el aire un pretexto para invocar a la risa, aunque rara vez se le escapase la suya ante el público. Negro dicharachero y artista. Holguinero más allá de su último soplo de vida.

También rebautizado como “el rey del doble sentido”, Faustino Oramas Osorio nació unas cuantas veces después del 4 de junio de 1911. Volvió a nacer la primera vez que sostuvo un instrumento musical, o el día en que se presentó ante una multitud, o cuando canjeó su nombre por el lugar donde los celos quisieron presentarle a la muerte, o en tantas otras ocasiones en que su sentido picaresco se hacía acompañar del tres y de sus muchas historias. Sigue leyendo