LA “DOKTÉ” DE LOS MILAGROS

Fotos: Cortesía de la entrevistada

Fotos: Cortesía de la entrevistada

Una joven oftalmóloga cirujana, jefa de la Operación Milagro, acaba de ser elegida como Vanguardia Nacional de la Brigada Médica Cubana en Haití. 

Sobre sus temores, sacrificios y alegrías como médico en ese país caribeño y en otras regiones del mundo, dialogó la holguinera Yaisel Medina Sánchez

Por Liudmila Peña Herrera

En el salón todo está listo. El enfermero instila el colirio anestésico y el paciente se mantiene quieto, en silencio. Yaisel se mira las manos temblorosas y respira hondo. Desde hace muchísimo tiempo no le sucede algo así. Sabe bien qué la conmueve tanto, pero se calma y guía con destreza el bisturí por la conjuntiva, talla el túnel en el ojo del hombre que no entiende lo serio de su caso y se detiene solo cuando extrae la catarata y coloca el lente. Desde el comienzo han pasado apenas quince minutos.

  • ¿Puede ver algo? –pregunta Yaisel en créole al paciente.
  • Oscuro –responde el hombre en su dialecto y la doctora siente caer en su alma todo el peso del mundo, mientras recuerda al niño pequeño que guía a su papá en las rutinas diarias de un haitiano muy pobre.

Pensé un instante y me dije: ʻvoy a tener paciencia, quizá esté un poco estresado y no sepa cómo decirloʼ -cuenta la doctora mientras rememora la última operación que realizó antes de venir de vacaciones a Cuba. Sigue leyendo

Anuncios

Lamentable compañía veraniega

Galería

Esta galería contiene 7 fotos

Bitácoras turísticas lo anuncian y el calor sofocante de los últimos años ratifica esta condición: Cuba es un eterno verano. Sigue leyendo

Tu voto:

AULAS ENTRE BATAS BLANCAS

UNA EXPERIENCIA EDUCATIVA EN EL HOSPITAL PEDIÁTRICO DE HOLGUÍN


(Contiene video)

Por Liudmila Peña Herrera

Fotos: Liudmila

La recién llegada pide los datos de la pequeña Imilsi. Es la maestra de las vías no formales en Velasco, a donde debe asistir próximamente la niña de 5 años. Daysi, la madre, atiende a la profesora mientras le explica los procedimientos. La picarilla hace como si escribiera su nombre, aunque todavía no sabe de letras; pero de pronto, sin esperar el permiso, interrumpe la conversación: “¿Para qué quiero una maestra si yo tengo a Liset en el hospital?”

LISET

Cada mañana, mientras el ajetreo de médicos y enfermeras se acelera en la sala de Oncohematología, en 3ro G, Liset Fernández Valerino se viste con la bata verde antiséptico que es ya uniforme de trabajo. Cargada con los besos de sus mellizos, junta ternura para aliviar a quienes sufren los síntomas de sueros citostáticos y las penas de un padecimiento que no merece ningún infante. Sigue leyendo