René González, el castigo y la ponzoña imperiales

Por Liudmila Peña Herrera

Si se hiciera justicia, René podría regresar a casa con su familia y amigos. Ese es un derecho de todo ser humano.

Cuando el próximo 7 de octubre René González, uno de los cinco antiterroristas cubanos encarcelados en Estados Unidos por resguardar los sueños de nuestros niños, la seguridad de hombres y mujeres trabajadores de esta Isla y proteger la soberanía patria, cumpla la injusta sentencia impuesta por desarticular planes terroristas de organizaciones anticubanas asentadas en el sur de la Florida, no habrá acabado la historia de crueldad cometida contra el ciudadano y el ser humano. Sigue leyendo