“Yaguajay, la aldea del cielo resplandeciente”

Chorro de Maíta

Yaguajay es el nombre aborigen de un paraje campestre ubicado en el holguinero municipio de Banes, en el oriente de Cuba, donde se encuentra uno de los cementerios aborígenes más importantes del país.

El sitio, también conocido como Chorro de Maíta, ha sido objeto de numerosas investigaciones, pues desde los primeros años del siglo pasado se desarrollaron hallazgos arqueológicos importantes que indicaban la presencia humana en el lugar.

Recientemente, un equipo de arqueólogos cubanos y extranjeros hicieron públicos los resultados alcanzados durante los últimos siete años de investigación.  Mediante este dossier, Poesía de Isla comparte con sus lectores entrevistas, reportajes, artículos, reseñas e imágenes acerca del sitio y su historia.

Chorro de Maíta: hallazgos y nuevos estudios

Chorro de Maíta: un gran proceso de transculturación

Nuevas luces en Chorro de Maíta (+ Video)

El hombre de la aldea resplandeciente

Una meca para la arqueología cubana 

Chorro de Maíta: Galería de imágenes

Chorro de Maíta: hallazgos y nuevos estudios

Lugar donde se han realizado valiosos hallazgos

Lugar donde se han realizado valiosos hallazgos

Recientes estudios arqueológicos practicados en el cementerio aborigen Chorro de Maíta, de la provincia de Holguín, han arrojado nuevas teorías en torno a la extinción de los aborígenes cubanos. El sitio, considerado Monumento Nacional, está enclavado en el municipio de Banes, capital arqueológica de Cuba.

Por Liudmila Peña Herrera 
A simple vista, este es un paraje campestre como otro cualquiera. Las cubanísimas palmas y el aire límpido embrujan al visitante. Nada le haría creer al caminante desconocedor que se encuentra justo en medio de uno de los cementerios indo-cubanos más importantes de Cuba.

Cuentan algunos que muchos años atrás, mientras los campesinos de la zona preparaban la tierra para hacerla producir, encontraron objetos pertenecientes a las épocas aborigen y colonial. Otros aseguran que fue en la década de 1930 cuando los primeros exploradores arribaron a la zona en busca de elementos que confirmaran la presencia indígena. Sigue leyendo