AVENTURAS TERMINALES

Fotos: De la autora

Fotos: De la autora

Por Liudmila Peña Herrera

Las terminales, esos espacios donde confluye la vida de numerosos seres humanos, me provocan cierta aversión y –a la vez– algún extraño interés. Será porque he pasado casi la mitad de mi vida viajando, a veces con la mejor de las suertes y otras con tantas desventuras que pudiese llenar cuartillas de anécdotas.

El encanto de esos sitios de paso nada tiene que ver con el sadomasoquismo de las peores experiencias viajeras. Creo que su magia está en la riqueza de secretos que albergan: el inicio o fin de incontables historias de amor, el último adiós al pueblo natal, los minutos, las horas, los días… la vida que se deja atrás cuando uno parte de cualquier terminal y va rumbo a un futuro más o menos incierto. Sigue leyendo