Periodistas hasta después de la muerte

 

Foto: Elder Leyva


Por Liudmila Peña Herrera

Entre la magia que acompaña al periodismo desde sus tiempos fundacionales y la prisa de los tiempos que corren, cuando la competencia noticiosa ya no solo se enmarca en la inmediatez de la radio, las imágenes de la TV y la explicación de los periódicos; cuando cada milésima de segundo implica cientos de bytes de información a través de las redes sociales, el antiguo oficio de periodista adquiere más atractivos y muchísimos más retos.

Y si ese periodismo se desarrolla en una pequeña isla del Caribe, al calor de transformaciones importantes en el orden económico y social, matizado por las dificultades generadas gracias a un bloqueo económico que ya nos parece milenario, impuesto por diferentes gobiernos norteamericanos a través de la historia y sustentado por el actual mandatario de la Casa Blanca, sin dudas que esta es una profesión de amor a nuestros semejantes y a nuestra Patria. Sigue leyendo