PRESERVAR LA MAGIA DE HOLGUÍN

Fotos: Elder Leyva

Fotos: Elder Leyva

Por Liudmila Peña Herrera

Camino por las calles. Miro las edificaciones, la gente, como buscando algo nuevo entre tanta cotidianidad. Me dejo impresionar por lo que veo. Escudriño experiencias detrás de cada gesto. Y siempre llego a casa con alguna idea nueva de lo que es y significa Holguín para su gente.
Es fácil para mí, por no haber nacido en esta tierra, verla desprovista de apasionamientos que enceguecen. Recorrerla intentando aprehenderla poco a poco, sin saberme conocedora de cada espacio o detalle. Y eso no indica que no la ame tanto como cualquiera de sus hijos legítimos. A veces nos acostumbramos a los lugares y dejamos de ver cómo se renuevan o envejecen.
Y Holguín es de esos sitios que en Cuba siempre han marcado la diferencia. Escribo esto y pienso en los amigos de todo el país que adoran la rectitud de sus calles, la cultura que emana del lugar más insospechado, la educación y modernidad de su gente, los espacios que la hacen única en el mundo. Un colega habanero hasta juró mudarse para Holguín si el amor se cruzaba con él por nuestras calles. Sigue leyendo