Silencio… ¡está llegando un post!

“¡Corazón… silencia!… ¡Cúbrete de llagas!…

-de llagas infectas- ¡cúbrete de mal!…
¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,
corazón maldito que inquietas mi afán!”

alfonsina storni

Por Liudmila Peña Herrera

No lo intentes. No te acerques. No quiero ver tu cara de payaso en burla, simulando querer, intentando una mueca de amor. Cierro los ojos. Imagino la pasión de otros días. La pausa, el impulso, el cuidado, la flor. Son días amargos, como el hígado, como el vino de los cultos que no sé beber, como el libro filosófico que lees aunque no entiendas la cuarta parte de sus letras.

Letargo. Yo letargo, tú letargas, letargamos… Somos tristes y románticos y aburridos. Quizá nos lean así, quizá nos odien. Bah, la triste historia de las audiencias. Tú, caballero de épocas pasadas y presentes, daos en el pecho… llenaos de gloria y vanidad. Yo callo. Presiento no es este mi tiempo. Brindo por vos y callo. Os dedico este post en silencio, porque el tiempo del encanto viene, como el viento que acalla las olas que están por llegar.