LIGEROS DE EQUIPAJE

maxresdefault

Esta imagen, muchas veces, es la ilusión de quienes  ven partir a sus hijos y nietos a otras tierras detrás de otros empeños y oportunidades económicas. Foto: Tomada de Internet.

Por Liudmila Peña Herrera

Se van. Agitan la mano, dicen adiós y hasta sonríen. Todo es parte de un papel que se han impuesto interpretar para que no quede un mal sabor de despedida.

Han dicho adiós en unas cuantas ocasiones: antes de irse a la escuela al campo, de vacaciones a una provincia lejana, a la beca preuniversitaria, a la universidad, a la luna de miel… Pero este sabe a silenciosas lágrimas detrás del teléfono, a ausencias en las fotos de fin de año; se siente (al menos en uno de los dos bandos que agitan los brazos) como un desasosiego difícil de soportar. Son despedidas entre dos o más generaciones. Sigue leyendo

Lejanía

Foto: Tomada de Internet

Por Liudmila Peña Herrera

Hay una amiga lejos, muy lejos. Nos separan océanos, kilómetros de abrazos. Antes solíamos contarnos los secretos más recónditos, esos que a veces ni en el silencio más rotundo de nuestro interior nos atrevíamos a confesarle a la almohada.

Pero ahora ella está lejos y no confiamos demasiado en la Red de Redes para tejer los misterios de antaño. Ahora, la palabra lejanía se torna más inmensa que el mar, creo que hasta más grande que sus sueños. A veces cree desfallecer, cuando el olor de esta Isla le ronda los sueños y la caricia más leve del amor que dejó a su espera le atormenta la esperanza.

Piensa en Dios y le pide fuerzas, porque jamás ha estado tan lejos, jamás ha necesitado tanto. Y yo pienso en ella, en cómo poner mis palabras en sus manos, para que construya el puente más enorme que se haya visto y venga en las noches despacito, despacito, a llenarse los pulmones de Cuba y regrese después, como en un sueño, a cumplir la misión que ella sabe, que ve todos los días, en la cual confían todos sus seres queridos, porque es la más inmensa y solidaria que se haya imaginado nunca.