La soledad del comensal que espera

Imagen

Por Liudmila Peña Herrera

“Nadie. Como decir: todos del otro lado”

(Soledad/ Jorge Boccanera)

Apuro los tomates y las cebollas dentro de la olla. Me gusta el olor del sofrito. Si fuera por mí no dejaba ni un poquito para la salsa: me lo comía siempre con pan. Pero hay que darle guerra a esos placeres extraños y aguantar.

Se va secando la cazuela y ya los tomates marchitos se han tragado el aceite. Hecho rápido los espaguetis amarrados a las salchichas, como para salir del momento y sentarme a escribir. Sigue leyendo