HISTORIAS DE MADRUGADA EN EL PRIMERO DE MAYO

Por Abdiel Bermúdez Bdez

Las luces del cuarto se encendieron cuando toda la ciudad aún andaba a oscuras, y al instante estaba en pie toda la familia.

Quizás por competencia, o por emulación… pero ya habían grupitos marchando hacia la Plaza cuando se abrió la puerta y el niño salió corriendo con su banderita. Dale, mami, apúrate, que nos ganan. Y la madre termina de fregar la cafetera, la escurre en el mantel y le dice al padre que se ponga el pitusa azul y el pulóver rojo y blanco, para que vayas con los colores de la bandera, como propusieron los del sindicato. Sigue leyendo

CAPOTE DE DIGNIDAD

LUEGO DE QUE LA TELEVISÓN CUBANA REVELARA SU VERDADERA ACTIVIDAD COMO AGENTE DE LA SEGURIDAD DEL ESTADO CUBANO DENTRO DE LA CIA, RAÚL CAPOTE, “DANIEL”, VISITÓ LA UNIVERSIDAD DE CIENCIAS PEDAGÓGICAS DE HOLGUÍN, COMO PARTE DE UN RECORRIDO POR TODA LA ISLA, PARA COMPARTIR SUS EXPERIENCIAS

Por Liudmila Peña Herrera

Pidió permanecer de pie, como lo manda la ética de la Pedagogía. Antes de que dijera una palabra, todo el teatro de la Universidad de Ciencias Pedagógicas José de la Luz y Caballero, de Holguín, parecía un aula inmensa.

Delante estaba el profesor de Historia, observando a su auditorio desde la dimensión superior que le permitía la tarima. Abajo, parados frente a sus asientos, 30 capitanes de equipos de la Escuela Integral de Deporte Escolar (EIDE) Pedro Díaz Coello, junto a profesores y estudiantes de la Casa de Altos Estudios de marras, le saludaron con vivas y aplausos. Sigue leyendo

Otra vez juntos…y revueltos

Puede ocurrir que una palabra, un suceso, un lugar, hagan temblar el mundo individual de cada persona. Es posible que después de muchos años, cuando pensemos que de la vida sabemos todos los detalles, volvamos a abrir el libro y encontremos que no ha pasado tanto, que no somos tan diferentes, que aquellos muchachos vestidos de azul, con ganas de arrancarle al mundo la mayor porción de la felicidad, quedaron escondidos en un viejo cajón, llenos de polvo y desamor. Puede ser que, entonces, nos gane la nostalgia.¡Aún somos tan jóvenes! Sigue leyendo