“YO VIVÍ MI CANCIÓN”

66084-fotografia-g

Foto: Tomada de Juventud Rebelde

Del 10 al 12 de marzo se celebró en el habanero Teatro Nacional, el Concurso Cantándole al Sol, donde participaron cuatro niñas holguineras y una de ellas regresó a casa con el Premio Colateral de Interpretación. Con la pequeña artista ¡ahora! conversó en exclusiva.

Liudmila Peña Herrera

Si me lo hubiesen contado, juro – a mí que no me gusta jurar– que no lo hubiese creído. Parece como si el arte le surgiera desde un manantial. Desde el propio saludo, su postura, el rostro… todo. Usa palabras y conceptos que no dominan, generalmente, las niñas de once años. Sus ojazos verdes también hablan. Y si la dejan cantar… se gana el premio.

Así es Leidy Laura Zamora Pérez, estudiante de sexto grado, del seminternado Luis Peña, de Holguín. Ella resultó ganadora en el festival Cantándole al Sol, el cual se desarrolló en La Habana, del 10 al 12 de marzo. Sigue leyendo

FIDEL EN CASA

Fotos: Kaloian Santos Cabrera

Fotos: Kaloian Santos Cabrera

Liudmila Peña Herrera

No saben qué destino toma una lágrima cuando no se seca en la mejilla de una anciana. No pueden explicar a dónde va el amor de un niño cuando se pinta en la frente, en las mejillas, en los brazos… un nombre de guerrero. No comprenden qué sabor tendrá el adiós cuando se agitan las banderas del recuerdo o se enciende una vela para iluminar los caminos venideros. Quien no conoce por dentro a Cuba -o a los cubanos- no se atreve a abrirse el corazón y dejar que entre el aluvión de sentimientos que nos sobreviene.

Is this Fidel?”, me preguntó aquel suizo desconocido mirando al televisor y, de pronto, se puso a calcular en qué ciudad le alcanzaría el tiempo para presenciar el paso del cortejo fúnebre. “A great man”, me dijo el extranjero conmovido y se marchó diciendo “gracias” y tocándose el pecho con la palma abierta. Sigue leyendo

PRIMERO “PA-PÁ”

 

IMG_6436

Por Liudmila Peña Herrera

No dijo “mamá” primero como yo quería. En el fondo, tenía una secreta esperanza de que soltara de una vez y para siempre. Pero no lo dijo.

Por poco tampoco dice “papá” –aunque finalmente lo hizo– y el padre brincó de la chochera victoriosa, mientras yo me hacía la infeliz aunque rebosara de alegría por dentro. Después empezó a decirle “Abdiel” (a su manera y en su lenguaje, claro). Y no hubo quien lo sacara del apelativo hasta que un día –no hace mucho– se le acabaron las ganas y otra vez volvió al papá que grita como palabra de “buenos días” o de “¡socorrro, que alguien me ayude a salir de este corral!”

Aquello fue una guerra sin armas. O con las más peligrosas que existen a veces: las palabras. Él le deletreaba “pa-pá” en los ratos que podía, mientras yo me pasaba el laaaaaaaargo día repitiéndole “ma-má”. Fue tanta la insistencia con el pobre pequeñuelo nuestro, que una amiga entrañable amenazó con enseñarle a decir “Tere” para que lo dijera primero. Sigue leyendo

MADRUGADA PARA UNA CRÓNICA

Mi alegría mayor, el Alex que me mata y me revive todos los días.

Mi alegría mayor, el Alex que me mata y me revive todos los días.

 

Por Liudmila Peña Herrera

El partido estaba al borde de la semana treinta y ocho cuando mi pequeño futbolista decidió patear su suerte, meter el gol definitivo y salir gritándole a la vida.

No hubo demasiado tiempo para reaccionar. Apenas un impasse, que la súper-bisabuela aprovechó para “inventarse” un celular, confirmar la noticia y llegar en un santiamén a tomar las decisiones.

A las cuatro de la madrugada yo quería planchar mi ropa y el papá de estreno pretendía seguir durmiendo. Pero el dolor comenzó a crecer, y terminé acostada yo mientras él alisaba la cinta azul de mi vestido floreado. Sigue leyendo

CUBA: VOLVER, VOLVER…

Cuba teatro Alas Buenas

Por Liudmila Peña Herrera

Otra vez el arte vuelve su mirada a uno de los temas más provocadores y polémicos dentro de nuestra sociedad: la migración humana. Esta vez, con un título tan contundente que podría engañar, a primera vista, a no pocos espectadores: “Cuba, adiós para siempre”.

Pero el argumento de esta obra, la más reciente propuesta de la compañía holguinera Teatro Alas Buenas, que usted podrá disfrutar este sábado y domingo en el “Suñol”, no se solaza en narrar historias de cubanas y cubanos que van tras el sueño de la prosperidad extranjera, cambiando, muchas veces, amor filial por solvencia económica. Sigue leyendo

FRANK DELGADO GANÓ UN CORO EN HOLGUÍN

Foto: Lázaro Wilson


Por Liudmila Peña Herrera
Justo a las 9 de la noche comenzaron los primeros acordes de la guitarra trovadoresca de Frank Delgado, uno de los representantes del género, preferido por jóvenes nacidos en los 80, y de otras generaciones residentes fuera o dentro de la Isla.
El teatro Suñol, de Holguín, aun sin estar totalmente repleto (los números no importan demasiado cuando el público es pródigo en entusiasmo) vibró con las melodías de Delgado, a tal punto que el cantautor dejó que los asistentes le hiciesen coro en la mayoría de las canciones y complació las peticiones de quienes voceaban desde el público los títulos de algunos temas. Entre ellos, “Utopía”, “La otra orilla”, “Mi mapa”, “Angola” y “Gallego”. Sigue leyendo

CAMARÓN QUE SE ANIMA…

Fotos: Cortesía de ANIMA

Fotos: Cortesía de ANIMA

Por Liudmila Peña Herrera
Esta no es una historia de dragones, de autos que hablan o sensuales princesas a la moda. Tampoco hay guerras interplanetarias o luchas por la dominación tecnológica. No recurre a personajes del tamaño del más pequeño de los dedos: esta no es la película de Meñique. Parientes sí son, porque nacen de la voluntad creativa de acercar a la más reciente generación la obra de un cubano decimonónico, el más universal de todos: José Martí.
Y posee magia este filme. Cómo no iba a tenerla si un camarón que encanta –y además, canta– teje los hilos de una historia que, debido a su actualidad, no parece escrita hace más de una centuria por la mano del francés Édouard Laboulaye y adaptada por Martí para La Edad de Oro. Sigue leyendo

EL SUEÑO DE LO POSIBLE

Foto: Heidi Calderón

Foto: Heidi Calderón

Liudmila Peña Herrera
Hubo quien no pudo contenerse cuando Lisbeth Saad Godoy (Danza Contemporánea de Cuba), la última de las premiadas, dio un paso al frente en el escenario y recibió el agasajo del público. Encima del tablado, los rostros eran una oda a la felicidad del artista afortunado o una elegía por el premio no logrado. En el público, disímiles fueron los gestos, los comentarios, las afirmaciones y hasta las dudas. Unos cuantos hubiesen querido ser parte del jurado. Pero no todos podemos bailar como los grandes, ni premiar como tales.
Así finalizó en la ciudad capital el primer Concurso de Danza del Atlántico Norte, aunque también podría llamársele Festival de Danza del Atlántico Norte, porque lo que comenzó como un sueño complejo y difícil de materializar, fue tomando forma durante los nueve días que duró el evento, no solo con la presentación de 74 bailarines y 35 coreografías, sino también con las clases magistrales, la visita de Malakhov a la Escuela Vocacional de Arte del territorio y los intercambios prácticos y teóricos entre los artistas de la danza que confluyeron en Holguín durante esta jornada. Sigue leyendo