GIBARA EN EL MONCADA

Armelio Ferraz Pellicer

Por Liudmila Peña Herrera

Santiago de Cuba, 26 de julio de 1953. Domingo. Tocan a la puerta. Preguntan. No es aquella la casa. Siguen. Con un poco de suerte la encuentran. Abre la prima Teresa medio somnolienta aún y los hace entrar.

A lo lejos se habían escuchado fuegos artificiales. ¿O serían disparos? A poca gente se le ocurre: lo más natural es que en medio de carnavales haya colores explotando en el aire, no “soldados que se fajen en el Moncada”. Dos de los Ferraz Pellicer explican a la prima algunas cuestiones; no todas, claro. Ella teme y no los deja salir a la calle.

Alejandro Ferraz Pellicer

Atrás ha quedado Alejandro, el menor de los tres de esa familia gibareña que se enroló en las acciones. Los otros ven cómo cae el hermano bajo el fuego de la ametralladora enemiga, pero la orden es retroceder y después de varias escaramuzas logran escapar. La prima llora. Santiago hierve.

Mientras, Alejandro, quien simplemente se había arrojado del carro cuando presintió los disparos, ya se aleja del cuartel; sano, mas no salvo aún. Mientras camina por la calle Garzón va quitándose poco a poco el uniforme del cuerpo de militares batistianos y lo va arrojando a donde puede. Suerte que aquel le había quedado grande y la sugerencia de una de las compañeras de acción casi le salvaba la vida: “Déjate ropa por debajo para que te ajuste mejor”, le había dicho. Sigue leyendo

¿Tiempos de tolerancia?

Por Liudmila Peña Herrera
Una amiga me contó hace poco lo mal que se sintió durante sus años de preuniversitario y universidad y yo no entendí nada. Con todos los éxitos que obtuvo, no podía comprender que la hubiese pasado mal y que, para colmo, nunca hubiese dicho ni una palabra.
“Es que yo era un bicho rarísimo”, me dijo. ¿Bicho raro?, pregunté. Y ella se puso a explicar que mientras todas sus compañeras habían tenido relaciones sexuales, faltaban a clases porque la diversión de la noche anterior se había extendido hasta la madrugada, de vez en cuando se jugaban una mala broma con los profesores y decían mentiras a diestra y siniestra, a ella le decían “la santita”, “mojigata”, se burlaban y la ignoraban porque no se parecía al resto del grupo. Sigue leyendo

Nacido para vencer el fuego

Foto: Vladimir Barberán

Cada 13 de noviembre Cuba celebra el Día del Bombero, en homenaje a la creación del primer cuerpo de bomberos del país en 1696. A 315 años de aquel acontecimiento, un joven holguinero dirige una compañía de esta especialidad y continúa así la tradición familiar.

Por Abdiel Bermúdez Bdez

Creció escuchando historias de incendios y salvamentos. En casa era habitual que se hablara de esos temas porque el abuelo había engendrado una familia de bomberos, y su padre lo llevaba a la Unidad para entretenerlo. Sigue leyendo

¿PAPELES GRISES PARA AMAR?

En la actualidad, aunque algunas parejas no renuncian a casarse en el Palacio de los Matrimonios, notarías o Registros Civiles, en la provincia de Holguín existe una tendencia hacia la conformación de uniones consensuales, tanto en jóvenes como en personas con experiencias matrimoniales anteriores…

Por Liudmila Peña Herrera

Foto: Liudmila

Repleto de colorines, el Chevrolet descapotable avanza, llamando la atención de toda la ciudad con su claxon insistente. Encima, la muchacha sostiene el ramo de flores, mientras todo el mundo la sigue con la mirada, aun desconociendo la identidad de quien altera la apacible normalidad del tránsito urbano.
En el Palacio, ahogado por el calor y el nerviosismo, el novio aguarda por la hora de arrancarse de un tajo la corbata.
Llega la novia; empieza la ceremonia. Detrás de la joven pareja, los padres están felices, aunque gracias a la boda hayan tenido que cerrar la libreta del banco. Firmado el libro y puestos los anillos, los “tórtolos” se besan y comienza la historia.  Sigue leyendo