PROYECTO BEETHOVEN

Foto: Reynaldo Cruz

Liudmila Peña Herrera

Jueves, 30 de marzo. Teatro Eddy Suñol: bajan las luces. El violín “aclara” la Orquesta y la sala estalla en aplausos. Oreste Saavedra saluda, gira hacia los músicos y empina la batuta para que la Sinfónica de Holguín comience un viaje en el tiempo, a bordo del Proyecto Beethoven.
Algunos cierran los ojos y aguzan los sentidos para disfrutar una de las melodías de inicios del siglo XIX, la cual exigió de la orquesta una gran cantidad de recursos técnicos. Es la Cuarta Sinfonía de Beethoven, una obra finalizada en 1806, cuando el gran maestro tenía 36 años y se encontraba embargado por controversiales sentimientos amorosos.
Luego, los músicos, casi todos muy jóvenes, interpretan la Séptima Sinfonía, obra estrenada por Beethoven a los 43 años, cuando –según se cuenta– estaba tan sordo que no era capaz de percibir sus propios pasajes. Aun así, el escritor francés Romain Rolland aseguró que el maestro estaba “ebrio de poesía y de genio” cuando la compuso. Sigue leyendo

Anuncios