MUNDO DE PLASTILINA

Por Liudmila Peña Herrera

A veces, cuando me desentiendo de mis otros deberes como mamá, vuelvo a ser la chiquilla que algún día fui, o, incluso, la que nunca llegué a ser. Alex me transforma y hace magia con mis manos, con mis pensamientos, con su amor…
De niña, jamás pude inventar un mundo así, donde la imaginación y la realidad fuesen tan de la mano, que resultase difícil separarlas. Sigue leyendo