El valor de la nobleza

Por Liudmila Peña Herrera
Alguien me pregunta si ha muerto la nobleza. Lo pienso un poco y una imagen vuelve, triste y persistente, a mi memoria. Una mujer, nerviosísima, buscaba en vano el dinero en su cartera. “Perdone, solo tengo tres pesos, dejé el resto encima de la mesa”, casi imploraba avergonzada en medio de un camión repleto de pasajeros. Bastó un segundo para que el cobrador le obligase a bajar del transporte porque aquello era “particular”. Por suerte, el gesto salvador de un hombre generoso, evitó que se quedara abandonada en el camino, quién sabe por cuánto tiempo.
La mujer solo atinó a agradecer y se mantuvo en silencio, mientras cada uno de aquellos hombres mostraba el desamparo sentimental y la generosidad de que somos capaces los seres humanos. Sigue leyendo