Por el ojo de una aguja

Foto: Javier Mola

Foto: Javier Mola

Majestuosa y difícil geografía, condiciones sociales diferentes a las de la Isla y competencias entre los diferentes medios de prensa extranjeros, fueron algunas de sus experiencias.

Después de concluir su labor como corresponsal de Cuba en Bolivia, el reportero Yordanis Rodríguez conversó con nosotros.

Por Liudmila Peña Herrera

Acaba de regresar de Bolivia. Anda de aquí para allá, concretando planes y poniéndose al día en los asuntos de la provincia de Holguín. Ya ha compartido sus experiencias con unos cuantos, sobre todo con los que le llaman aparte para que nadie moleste cuando cuenta. Entre ellos, nosotros, que preferimos alejarnos de los estudios y las cámaras para sentarnos a conversar en un banco de la ciudad.

No es muy alto este muchacho de 29 años. Algunos confiesan que lo que más le admiran es su capacidad de “colarse por el ojo de una aguja” para conseguir la información que precise. Muchos quieren saber si por fin Yordanis Rodríguez Laurencio se casó en el aeropuerto, como habían sugerido en la calle, o si en este año le nace el hijo, pero nosotros preferimos que nos cuente de esa experiencia que no todos los reporteros viven durante su carrera profesional. Sigue leyendo