La firma de Fidel

Por Liudmila Peña Herrera

“Mañana soy yo quien va a conversar con Fidel”, le aseguró Esther a Mayelín, su compañera de trabajo. Fotos: Abdiel Bermúdez

Durante las pocas horas que durmió antes de la mañana en que el máximo líder de la Revolución visitaría la escuela primaria 6 de agosto, de Birán, la maestra soñó que conversaba con el Comandante.

“Cuando llegó Fidel, yo estaba impartiendo clases en el aula de 5to B. Todo permanecía normal, como si no pasara nada. Entonces entró él, saludando a todos con una sonrisa. En silencio, miró la pizarra detenidamente y preguntó: ‘¿Usted fue quien escribió eso?’” Sigue leyendo