Enemigo: un libro sobre cómo se fabrica un líder

Por Liudmila Peña Herrera

Pocos libros me han sorprendido tanto en mi vida como lectora, porque en muy pocos me he asomado con una idea hecha a medias, gracias a un conocimiento anterior surgido producto del cine, la tv o la prensa escrita. En este caso, el capítulo “Fabricando un líder”, de la serie audivisual cubana Razones de Cuba, había brindado información acerca de la labor de Raúl Capote como agente de la Seguridad del Estado, Pablo para la CIA y Daniel para los Órganos de la Seguridad cubana.

Por eso, creí conocer de antemano la historia que el mismo protagonista cuenta en “Enemigo”, uno de los textos que se publicaron bajo el sello de la Editorial José Martí y que está a dispocisión de los amantes de la literatura en la presente Feria Internacional del Libro. De hecho, asistir a la presentación del texto, a cargo de Abel Prieto, Ministro de Cultura, confirmó aún más mis suposiciones. Fue así que ni siquiera tomé mucho interés en comprarlo, cuando prácticamente todos los presentes se aglomeraron alrededor de Capote para llevarse a casa su libro firmado por el autor. Sigue leyendo

Aló periodista ¿nuevo virus en red?

Por Liudmila Peña Herrera

No puedo decir que deteste Facebook porque, como buena amante de las tecnologías de la información y las comunicaciones,  me sentí atraída por la página y sus propuestas hace algún tiempo atrás. Pero pasados los primeros encantos, luego de varias “citas” con el “sitio”, como sucede con algunos amantes, comencé a verle la cara oculta, más allá del intercambio con amigos reales y virtuales.

En lo personal, celebro la idea de contactar con cibernautas disímiles sin importar región, raza o idioma; pero más allá del chisme público, contado y recontado (o compartido y vuelto a compartir) y de las violaciones de la seguridad de sus usuarios (también denunciadas en otros artículos desde sitios diversos), lo que más me molesta es la intromisión de cualquier persona en asuntos donde solo el usuario debería ser decisor.

Me refiero a la inclusión en grupos donde no pedimos unirnos, que nada tienen que ver con nuestras ideas y principios. Ahora mismo, acabo de borrarme de cerca de 15 de estos grupos. Pero cada vez que a alguien se le ocurre, ahí estoy figurando entre “guevaristas”, universitarios de este u otro tipo, “Argos” de aquí y de allá… Irónicamente, si me descuido, puedo militar “aparentemente” en bandos de derecha, izquierda, del medio y hasta del espacio. Porque no nos preguntan si queremos ser parte, y entonces sucede que somos “parte y juez”.

El último de estos es el recién conformado Aló Periodista, presentado con la foto de una colega: Mildred Legrá Colón, por lo cual, muchos de los reporteros cubanos ni se han dado por enterados de lo que propugnan sus verdaderos administradores: “Este grupo ha sido creado con el afan de que cualquier persona , sea gusano o comunistoide pueda comunicarse con cualquier periodista fanatico y paranoico de la isla y expresarle sus puntos de vista , sus preocupaciones , sus dudas y hasta sus condolencias”. (Nota: No me responsabilizo por las faltas de ortografía). Sigue leyendo