OJOS AL ARTE

Fotos: Liudmila Peña Herrera

Fotos: Liudmila Peña Herrera

 

El Proyecto Ojos, de Santiago de Cuba, anduvo conquistando admiradores en Holguín, durante la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Estos chicos dan vida, a través del performance, el body art, el teatro callejero y otras técnicas, a personajes que parecen salidos de historias mitológicas o fantásticas.

Por Liudmila Peña Herrera

Transforman las calles en leyenda, en un cuento fantástico que incorpora hasta al más distraído de los caminantes. Son seres alados, hombres-monstruos, humildes campesinos, mujeres extrañas que parecen mirar más allá del horizonte…

Algunos les observan con desconcierto, como buscando un rasgo humanoide donde termina la pintura del cuerpo. Están vivos los ojos, pero no se mueven. No parece que respiren, que piensen, que sientan.

De pronto, llega un niño al que le han enseñado a no temer -o quizá lo traiga incorporado-, y despacito, como para no despertarlo, le toma una mano al que domina la atención de la plaza. Ve que nada terrible le sucede –ni siquiera se mueve– y procede a rozar al otro, con mucha más tranquilidad, como si lo encontrara por las calles cotidianamente. Sigue leyendo

“CON ENTRAÑAS DE NACIÓN”

 

Fotorreportaje: Liudmila Peña Herrera

Le hicieron guardia a la madrugada y partieron con las primeras luces del día en una ruta que ya marcaron antes otros periodistas holguineros. Casi todos son reporteros en ciernes, de los que están dispuestos a atreverse y conquistar lo conquistable. Son miembros del Grupo Juvenil de la Unión de Periodistas de Cuba en la provincia oriental, quienes llevaron en común la pasión martiana de amar y fundar.

Algunos ya les han contado a sus hijos sobre camaroncitos duros o zapatos de rosa. En el grupo hay una pequeña (Lía) que no conoce los nombres, pero sabe distinguir entre mortales y héroes.

Dos Ríos. Alguien pregunta: “¿En verdad fue aquí donde cayó en combate?”. Minutos después, Antonio Espinosa Martínez, historiador del lugar, explica las diferentes versiones que existen de las causas por las cuales Martí murió en Dos Ríos, cuando estaba a punto de ser nombrado presidente.

Aquí debería venir todo cubano porque no se trata solo de rendir homenaje a José Martí, sino de venir a este lugar sagrado de la Patria, a descubrir ese Martí que cada cual lleva adentro”, dice el historiador cuando termina de contar cómo fueron las últimas horas antes de su caída en combate y sugiere que debajo del monumento está enterrada la tierra ensangrentada de 1895 en el lugar.

Después de descubrir algunos detalles de un Martí que no deja de sorprender, incluso 119 años después de su desaparición física; reanudan la marcha, esta vez rumbo al poblado de Baire, donde les espera el colega Ángel del Toro, jefe de grupo de la Emisora Ecos de Baire, quien añade otros detalles a los ya descritos por el historiador, como una leyenda que lo inmortaliza: “Hay pobladores que cuentan que cuando pegan el oído a la tierra donde estuvo enterrado aquí en Remanganagua, escuchan los latidos del corazón”.

La última parada es el cementerio de Santa Ifigenia, el lugar donde descansan sus restos definitivamente. Casi al mediodía llegaron los jóvenes periodistas para rendir tributo al cubano mayor, al más universal de todos. El cambio de guardia les mantiene en silencio. Algunos capturan imágenes para compartir con la familia; otros casi ni pestañean: quieren captarlo todo. Después, el guardia de seguridad da la señal de que pueden subir al mausoleo y todo el grupo asciende despacio, comentando lo impresionante del momento o si cuando llueve se forman dos riachuelos alrededor de los restos o intentando no perder la ocasión para tomarse una foto cerca del Apóstol, en el que algunos consideran el lugar más apropiado.

Es poco el tiempo del que disponen estos jóvenes, así que deben despedirse antes de lo que muchos quisieran. Pero van contentos: dejan atrás a otro grupo de holguineros (profesores universitarios) con el que se han dado cruce en el cementerio. Parece como si quisieran ser parte de los imprescindible que Martí describió: “Escasos, como los montes, son los hombres que saben mirar desde ellos, y sienten con entrañas de nación, o de humanidad.”

 

Astucias de un caminante

Fotos: Tomadas de Cubadebate

Fotos: Tomadas de Cubadebate

Por Liudmila Peña Herrera

No, no, no, yo ahí no me subo. Hace tiempo que no monto guagua ni camioneta por gusto”, me dijo con la más completa tranquilidad aun cuando la hora apremiaba. “Pero…”, intento insistirle. “Ya te dije que no. A mí me sube la presión y yo no puedo alterarme”.

Me ocurrió hace unos añitos en la “caliente” ciudad de Santiago de Cuba. El muchacho caminaba todos los días a donde tuviera que ir, y lo hacía bien rápido: “así hasta fortalezco el corazón”, justificaba.

En aquel momento lo entendí como obstinación o capricho de alguien que quería pasar por diferente. Pero ahora, cada vez que el reloj apremia y la parada llena de gente me dice: “la guagua no va a aparecer, y si aparece, o empujas o te quedas”, empiezo a sentirme obstinada y caprichosa. Sigue leyendo

GIBARA EN EL MONCADA

Armelio Ferraz Pellicer

Por Liudmila Peña Herrera

Santiago de Cuba, 26 de julio de 1953. Domingo. Tocan a la puerta. Preguntan. No es aquella la casa. Siguen. Con un poco de suerte la encuentran. Abre la prima Teresa medio somnolienta aún y los hace entrar.

A lo lejos se habían escuchado fuegos artificiales. ¿O serían disparos? A poca gente se le ocurre: lo más natural es que en medio de carnavales haya colores explotando en el aire, no “soldados que se fajen en el Moncada”. Dos de los Ferraz Pellicer explican a la prima algunas cuestiones; no todas, claro. Ella teme y no los deja salir a la calle.

Alejandro Ferraz Pellicer

Atrás ha quedado Alejandro, el menor de los tres de esa familia gibareña que se enroló en las acciones. Los otros ven cómo cae el hermano bajo el fuego de la ametralladora enemiga, pero la orden es retroceder y después de varias escaramuzas logran escapar. La prima llora. Santiago hierve.

Mientras, Alejandro, quien simplemente se había arrojado del carro cuando presintió los disparos, ya se aleja del cuartel; sano, mas no salvo aún. Mientras camina por la calle Garzón va quitándose poco a poco el uniforme del cuerpo de militares batistianos y lo va arrojando a donde puede. Suerte que aquel le había quedado grande y la sugerencia de una de las compañeras de acción casi le salvaba la vida: “Déjate ropa por debajo para que te ajuste mejor”, le había dicho. Sigue leyendo

Huracán Solidaridad: para empezar otra vez

La solidaridad en imágenes

Por Liudmila Peña Herrera
Fotos: Javier Mola
De todas partes escriben, preguntan, abrazan, besan y ayudan. El huracán Sandy nos ha dejado destrozos. Algunos apartan la vista antes las imágenes tristes de Santiago, Guantánamo y Holguín. Otra vez, los vientos nos roban techos y sonrisas. Otra vez habremos de levantarnos a recoger lo posible y volver a levantar. Y la tristeza puede ser inmensa, aun cuando a muchos ni una gota de agua le haya enmudecido la mirada. Pero la solidaridad que nace de #Cuba e inspira a quienes nos quieren bien es una medicina de optimismo para empezar otra vez.
No se me ocurre un poema más hermoso para describir lo que he visto en las calles, a través de las redes sociales y las comunicaciones telefónicas. Un poema de Mario Benedetti. Sigue leyendo

BIRÁN, DE UNA SOLA VEZ

Fotos: Liudmila Peña y Abdiel Bermúdez

Visitar el sitio donde nacieron Fidel, Raúl y sus hermanos, conocer las interioridades de la familia donde se gestaron las primeras ideas de los líderes de la Revolución, es un privilegio que poseemos los cubanos

El primer viaje a Birán fue la solución de un sueño y el comienzo de otro

Por Liudmila Peña Herrera

I El camino

A Birán es mejor llegar a pie”, acordamos y burlamos la suerte de contar con un ómnibus que nos llevaría sin tropiezos al pequeño pueblo donde cada habitante tiene una historia distinta sobre Fidel. Está quien le vio de lejos y no se atrevió a pedirle el abrazo añorado, el que le apretó la mano en franco gesto de admiración, la pequeña que guarda como en un baúl sagrado los versos que le recitó, y hasta quien sabe de cerca muchas anécdotas poco contadas, gracias a algún abuelo o padre, antiguo alumno de la escuelita rural mixta número 15 donde estudió de niño Fidel Castro.

Partimos de Holguín en un transporte rumbo a “Caballería”, una intersección que propone tres caminos: de espaldas al punto de embarque, a la derecha, se encuentra el que nos ha conducido desde la ciudad holguinera; a la izquierda, la carretera que lleva a Cueto, Mayarí, Sagua de Tánamo y Moa. Al frente, la vía invita al forastero a varios pueblitos cercanos a la carretera, que termina a unos cuantos kilómetros en la ciudad de Santiago de Cuba, hacia donde va el camión que abordamos. No permaneceremos mucho en este transporte, pues la entrada a Birán está a una distancia poco considerable de “Caballería”. Nos bajamos.

Ya estamos llegando”, pienso mientras tomo un poco de agua y busco con la vista algún arbusto para protegerme del sol. “¿Está muy lejos el pueblo de Birán?, pregunto a unos lugareños, esperando una respuesta negativa. “Más o menos”, nos dicen. Y ya estoy pensando proponer la caminata cuando nuestros interlocutores acotan: “Pero a pie todavía es bastante lejos”. Suspiro, suelto un chiste sobre la buena suerte y me siento en una piedra para esperar que pase algún carro.

No han transcurrido cinco minutos cuando mi compañero para una camioneta que va para el mismo pueblo por cuestiones de trabajo. Allá vamos, agarrados a los barrotes de la parte trasera, casi aguantando la respiración porque la velocidad es mucha y el viento nos oprime la piel. A ambos lados de la carretera, el verde limpia la mirada.

Muchas gracias, compadre”, dice mi compañero al chofer, mientras cargo la mochila y nos disponemos a continuar marcha. Estamos en el pueblo, pero aún faltan un par de kilómetros para llegar a la finca. Sigue leyendo

Patria está con el Papa

Durante la misa Foto: Juan Pablo Carreras

Por Liudmila Peña y Abdiel Bermúdez

El Papa ya está en Cuba. Las imágenes de cerca de 250 mil personas, todas de blanco, como la pureza de la Virgen, en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, muestran una Cuba feliz por la visita del Sumo Pontífice.

De todas partes del país han llegado los peregrinos. También de esta tierra desde donde escribimos: Holguín. Miramos la televisión y vemos a su Santidad saludar a los cubanos, que agitan banderitas, que expresan su alegría y su fe. “Esta va a ser la misa más alegre que oficie el Papa”, escribió una colega al ver las imágenes. Sigue leyendo

Yo nunca niego que soy católica

Foto: Liudmila

Valoraciones de una joven católica holguinera que participa esta tarde en la misa que oficiará el Papa Benedicto XVI en Santiago de Cuba

Por Liudmila Peña Herrera

“Yo nunca niego que soy católica. Incluso cuando dije que iba a la misa, un lunes, inicio de toda una semana de trabajo, nadie me dijo en mi centro laboral que no podía ir”, dice esta muchacha de 29 años, mientras sonríe y me cuenta sobre su alegría por la posibilidad de participar en la misa que oficiará el Sumo Pontífice Benedicto XVI, este 26 de marzo en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, en horas de la tarde.

Su nombre es Marly Heredia García y trabaja como Jefa del Departamento de Programación e Informativo de la televisora local en Holguín, TeleCristal. Pero Marly no estará tan cerca del Papa esta tarde por cuestiones de trabajo. Sigue leyendo