POLICROMÍA DE PUEBLO

primero de mayo

Por Liudmila Peña Herrera

No creo que exista festejo nacional en Cuba que junte tanto regocijo popular, compromiso político y masividad multicolor como el Primero de Mayo. Hay gente que apenas duerme la noche anterior alistando los últimos detalles del desfile, coordinando la transportación, preparando las pancartas… Hay otros que hacen como las gallinas (o los gallos): se acuestan temprano porque los despertadores darán “el de pie” unas horas antes de lo acostumbrado.

Me gusta llegar a la Plaza con las últimas sombras de la madrugada, para ver cómo el sol va destapando el brillo de los carteles, las tonalidades de los uniformes o los pulóveres; una multitud que se agrupa o camina hacia diferentes lados, reuniéndose con los colegas de trabajo o conversando con amigos a los que solo en eventos de este tipo consiguen saludar. Sigue leyendo

HISTORIAS DE MADRUGADA EN EL PRIMERO DE MAYO

Por Abdiel Bermúdez Bdez

Las luces del cuarto se encendieron cuando toda la ciudad aún andaba a oscuras, y al instante estaba en pie toda la familia.

Quizás por competencia, o por emulación… pero ya habían grupitos marchando hacia la Plaza cuando se abrió la puerta y el niño salió corriendo con su banderita. Dale, mami, apúrate, que nos ganan. Y la madre termina de fregar la cafetera, la escurre en el mantel y le dice al padre que se ponga el pitusa azul y el pulóver rojo y blanco, para que vayas con los colores de la bandera, como propusieron los del sindicato. Sigue leyendo

Niños holguineros en el Primero de Mayo

   Por Abdiel Bermúdez y Liudmila Peña

No tenían el compromiso de sus padres. Ni siquiera son trabajadores, aunque muchos se sueñan médicos, maestros y hasta cosmonautas. Pero esta generación de infantes tampoco quiso perderse el “mejor desfile del mundo”.

La plaza holguinera Mayor General Calixto García los vio en hombros o a pie, festejando junto al proletariado, una palabra demasiado grande que en un futuro no muy lejano les será comprensible y cotidiana. Sigue leyendo