Un encanto, la Atenas de Cuba

Fotorreportaje: Liudmila Peña Herrera

Agarrar la mochila, pomos con frijoles, bolsas con arroz, aceite y agendas. Hacer “ponina”, como decimos en Cuba, cuando recogemos dinero entre todos para un objetivo u objeto común, agarrar el tren o cualquier medio de transporte disponible y encontrarnos en el punto señalado…

Eso hemos hecho un grupo de blogueros y twitteros cubanos por nuestra propia cuenta y con el noble empeño de amistarnos más, compartir experiencias y conocer mejor nuestro país. No nos quedamos en las ciudades a admirar desde la tranquilidad y la comodidad del  hombre citadino, las bellezas de Cuba. Nos vamos a las lomas, a los montes, como aquellos barbudos de ayer, ahora no a libertar a la Patria, sino a pensar juntos cómo contribuir a que nuestro socialismo sea mejor.

No les dejo fotografías nuestras, sonrientes y entusiastas, sino algunas de las que capturé mientras las bellezas naturales y las riquezas de la historia nacional encantaban mi lente y emocionaban mis palabras.

Imagen

Uno de los objetos expuestos en el Museo de Girón, donde ocurrió el ataque mercenario y la posterior victoria del pueblo cubano

Imagen

Vista de la ciudad de Matanzas

Imagen

Una parte del proceso de hacer carbón, una de las actividades más frecuentes de los campesinos de la zona.

Imagen

Imagen

En la Cueva de los Peces, el salto del Cisne.

Imagen

La Cueva de los Peces es producto del paso del tiempo y los caprichos de la naturaleza. Una cueva a cielo abierto, donde se encuentran peces de mar, pues sus aguas son salobres.

Imagen

Una vista del Parque Nacional Salinas de Brito, en la Ciénaga de Zapata

Imagen

Los humedales son una de las características definitorias de la Ciénaga de Zapata

Imagen

En los humedales pueden encontrarse especies protegidas de la zona, como cocodrilos y flamencos.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

#DerechosdeCuba: El twittazo es un exitazo

Por Liudmila Peña Herrera

La @AlondraM inicia su vuelo, feliz porque es un día especial para su historia personal. Le siguen amigos twitteros, con la cordialidad acostumbrada.
Le sigo yo y respiro desde frente al monitor el buen ambiente que intercambian twitteros cubanos con cientos de otros de cualquier lugar del planeta.
Pero hoy la alegría juvenil que compartimos quienes apenas si nos conocemos (algunos no nos encontramos “face to face” en el Taller Internacional “Los medios alternativos y las redes sociales, nuevos escenarios de la comunicación política en el ámbito digital”, en La Habana), viene con tintes diferentes.
No podemos callarnos. No podemos permitir que ensucien nuestro nombre, nuestras conquistas, nuestro orgullo de vivir en una Isla rebelde que no se puede acallar, aunque un gobierno sin escrúpulos (el de Estados Unidos) apoye flotillas descaradas y piratas tuertos por el odio y la ambición, para lanzar frente a nuestras costas fuegos artificiales en  nombre de la desunión y destrucción del planeta.
No podíamos permitirlo. Por eso, “dame la mano y danzaremos”, unimos twitts y manos a la obra, hicimos una danza de palabras por los #DerechosdeCuba. Sigue leyendo